Stratos (2014)
Winter Sleep (2014)
Historia de caballos y hombres (2013)
Nunca es demasiado tarde (2013)
The Priest's Children (2012)
Northwest (2013)
Beloved Sisters (2014)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

email print share on facebook share on twitter share on google+

Country Focus: Reino Unido

Reino Unido - La situación del mercado (octubre 2002)

Annika Pham

16/10/2002 - La situación del mercado

Hace apenas cinco años se podía hablar de Londres como de una colmena en actividad en la que encontraban su lugar tanto los profesionales de películas comerciales de buena calidad como los representantes de empresas más pequeñas y más de autor. Londres competía con Los Ángeles por el primer puesto en la lista de exportaciones mundiales de películas independientes. Sin embargo, debido a la inestabilidad que se ha producido en la economía mundial tras los sucesos del 11 de septiembre, al colapso del “Neuer Markt” alemán y a la incertidumbre que rodea la televisión por pago en Europa, los vendedores británicos, al igual que sus colegas en todo el mundo, han perdido buena parte de su fuerza y de su autoridad.
El año 2002, en particular, con el cierre de Film Four, Granada Films y Signpost Films, ha sido duro y difícil para toda la industria cinematográfica británica.
Cineuropa indaga a fondo sobre las empresas exportadoras inglesas y sobre las continuas adaptaciones a las que debe someterse el mundo del cine independiente para sobrevivir en un mercado en constante cambio.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El boom

¿Recordáis lo que sucedía hace cinco años? Para los cineastas de ambas orillas del Atlántico, Londres era un corazón pulsante en continua expansión, en donde se podía tocar a varias puertas para arrancar un proyecto, sin preocuparse por el presupuesto. Se podía elegir entre empresas importantes como PolyGram, Capitol Film, United Artists (sector especializado de la MGM), Icon Entertainment International, Intermedia y J&M Entertainment, que ofrecían servicios con el nivel de los estudios estadounidenses, pero también entre Film Four, The Sales Company y una docena de compañías menos imponentes que se ocupaban de películas de arte y de autor.
Conforme Trainspotting, Secretos y mentiras, Full Monty y Bean conquistaban al público y a la crítica del mundo entero, se fortalecía la idea de que el Reino Unido era un lugar dinámico y creativo, en el que incluso las películas de bajo presupuesto tenían la oportunidad de convertirse en éxitos internacionales de larga duración, con las mismas posibilidades en el mercado que las películas comerciales y de alto presupuesto.
Entraron nuevos actores en el mundo de la financiación y exportación: Jeremy Thomas de Hanway Films; Renaissance Films, codirigida por el productor Stephen Evans y el ex periodista Angus Finney con Bill Stephens como director de ventas; y Alibi Films, creada por Gareth Jones y Hilary Davis, que ya había estado en Handmade Films.
Algunas sociedades extranjeras, como Lola Films del productor español Andrés Vicente Gómez y el grupo francés Pathé, abrieron oficinas de exportación en Londres para cuidar las ventas de sus proyectos en idioma inglés.
Incluso un año después, en 1999-2000, la euforia asociada al boom del Neues Markt alemán, el aumento de las producciones británicas gracias a los recortes fiscales y a la liquidez de la Lotería, pero también la consolidación internacional de títulos como Lock and Stock and Two Barrels, Shakespeare in Love, Notting Hill, Billy Elliot y Chicken Run, daban a los agentes un sentimiento de invulnerabilidad que desafortunadamente la crisis económica no tardó en desmentir.

De vuelta a la realidad

El baño de agua fría estaba a la vuelta de la esquina, y muchos exhibidores y productores británicos comprendieron que el período de euforia había pasado definitivamente. Desde entonces, algunas de las principales empresas independientes han desaparecido del mercado (J&M, Alibi, United Artists, Lola Films UK), mientras otras como Intermedia se marcharon a Hollywood. La apertura de Signpost Films en 2001 fue un valiente intento de Stewart Till por enfrentarse a la cruda realidad del mercado, pero su sueño duró poco: la compañía cerró sus puertas el mes pasado.
Los exportadores británicos están aún en cauta espera de tiempos mejores y todos, incluso las compañías que gozan de buena salud económica como Pathé International están en vilo, entre la cautela y la constante evaluación de factores de riesgo. “Pathé no incurrió nunca en grandes riegos”, confirma la directora de la empresa, Alison Thompson.
“Generalmente jugamos a largo plazo, siempre intentando tener películas muy diferentes, desde títulos de gran calibre como la película de Jane Campion In the Cup, actualmente en postproducción, hasta películas de nuevos directores cuyo éxito es menos previsible”.
Las empresas vendedoras se dirigen a los distribuidores internacionales según evolucione el mercado, polarizado entre dos tipos de productos: por una parte películas de género o dirigidas por directores muy conocidos (dos ejemplos que en el último MIFED tuvieron buenos resultados pueden ser la película de dibujos animados de Pathé The Magic Roundabout y The Company, de Capitol Film, dirigida por un director estimado y conocido como Robert Altman), por otra pequeñas películas de autor con el sello de un festival o de la crítica como Bloody Sunday de Portman o Quiero ser como Beckham de Work.
Según Angus Finney de Renaissance Films, “el mercado ha cambiado profundamente y las películas de 10 a 12 millones de euros son muy difíciles de financiar hoy día”. Es más, confirma, nos centramos en películas de 4 a 5 millones de presupuesto, mientras que las películas de 15 a 20 millones firmadas por directores estrella ingleses o estadounidenses como Neil La Bute (Nurse Betty), Roger Michell (Notting Hill) u Oliver Parker (Un marido ideal), son proyectos a futuro fruto de relaciones y contactos.
Si Renaissance usa su fondo de desarrollo de un millón de dólares para atraer a los directores más famosos, muchas otras compañías han decidido aumentar, por el contrario, sus actividades de producción y financiación. Es el caso de Hanway Films y de Winchester, que acaba de contratar al experto en ventas Gareth Jones (ex Alibi) como jefe del departamento de producción y financiación.
Ante la imposibilidad de confiar sólo en las ventas previas o en las inversiones como Film Four, que se ha retirado del mercado, los exportadores y productores británicos deben luchar mucho para reunir la financiación, por lo que muchos de ellos se han dirigido a fuentes financieras alternativas: subsidios, desgravación fiscal, coproducciones. Afortunadamente el Reino Unido sigue siendo visto como “el lugar apropiado” en términos de facilidades para obtener dinero, debido a que los incentivos fiscales se han prorrogado hasta 2005 y que el Consejo Británico del Cine cuenta con un presupuesto anual de casi 77,5 millones de euros, lo cual significa que los productores pueden contar con un máximo del 50 por ciento de su presupuesto con financiación local.

Otra nota positiva proviene del grupo de películas inglesas vendidas por compañías con sede en el Reino Unido, películas con éxito de crítica y público como Quiero ser como Beckham, All or Nothing, Gosford Park y Bloody Sunday. El año 2003 tendría que estar nuevamente en la cresta de la ola, con películas muy esperadas que finalmente llegarán a las pantallas como The Mother de Roger Michell con Daniel Craig, To Kill a King de Mike Barker con Tim Roth e In the Cut de Jane Campion con Meg Ryan.
Atraídos tanto por la reducción fiscal como por la presencia de directores, productores y escritores de talento, algunas empresas estadounidenses han decidido apostar por la comunidad del cine londinense, otra buena señal para el Reino Unido. Así, Lakeshore ha contratado a Peter Rogers para supervisar desde Londes todos los proyectos de coproducción en Europa, y los productores Edgard Presuman y John Schmidt han contratado, siempre en Londres, a Jamie Carmichael (ex Icon) como director de ventas de Content International.
Para Alison Thompson, todos los exportadores británicos deben luchar en estos tiempos por estar en forma. “El panorama inglés se encuentra nuevamente en vísperas de una nueva era –sostiene- y los cambios inevitables de estos meses nos conducirán a nuevos caminos”.

London Screenings: víctimas del mercado

Este año, las London Screenings (Proyecciones londinenses), programadas en Londres del 28 al 31 de octubre, forman parte del mercado otoñal de cine junto con el MIFED, que se llevará a cabo una semana después en Milán.
El hecho de que estos dos mercados se celebren en dos ciudades europeas diferentes en tan poco espacio de tiempo ha constituido siempre un problema para vendedores y compradores; no así para los grandes compradores, que pueden pagar los costes de estar en ambos sitios, pero sin duda para la mayor parte de empresas pequeñas. Es por esto que desde el año pasado, obligados por un clima de creciente dificultad económica y política, la mayor parte de los distribuidores y proveedores cinematográficos decidieron que es imposible soportar el doble coste de asistir a ambos mercados y que es necesario elegir uno de ellos.
El año pasado el MIFED no contó con la presencia de muchas grandes empresas estadounidenses, empezando por Miramax y Good Machine, y sólo algunos de sus representantes participaron en las jornadas londinenses: después del once de septiembre el miedo por la seguridad de sus empleados fue uno de los factores que determinaron su ausencia.
Pero este año la crisis se ha puesto de color negro en las London Screenings: las asociaciones de exportadores franceses e ingleses, seguidas rápidamente por una docena de las mayores compañías norteamericanas, han decidido boicotear la cita londinense, debilitada en sus finanzas, por no hablar de su credibilidad.
Cineuropa se detiene en la historia de las London Screenings, en las razones del éxodo de las compañías vendedoras más importantes y en la necesidad, señalada por muchos de sus representantes, de racionalizar los mercados cinematográficos en general.

 

en este country focus

Boletín

Stockholm University of the Arts

Follow us on

facebook twitter youtube vimeo rss

banner asbp