Muchos hijos, un mono y un castillo (2017)
Soleil battant (2017)
A fábrica de nada (2017)
Out (2017)
En cuerpo y alma (2017)
Mal genio (2017)
Thelma (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

email print share on facebook share on twitter share on google+

Informe de industria: Producir - Coproducir...

Las ayudas europeas al cine de terceros países (2007), World Cinema Fund

por 

Las ayudas europeas al cine de terceros países (2007), World Cinema Fund

- ¿Cómo se puede mejorar el apoyo de los europeos a las cinematografías del sur?
Resumen de la mesa redonda del Fondo para la Cinematografía Mundial (World Cinema Fund) en la Berlinale 2007

Vincenzo Bugno (Codirector del World Cinema Fund): “Apoyo al cine en países en transición: contenidos, financiación, audiencia ¿Estamos haciendo lo correcto?” Tras dos años de actividad creemos que los resultados del WCF son muy interesantes, pero en este debate nos gustaría hablar de estrategias. La cuestión que nos planteamos es cómo podríamos perfeccionar nuestro trabajo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Salif Traoré (Director de cine): He de decir que en Mali la industria del cine no existe. No se ha rodado nada desde 2001. En 2006, Sissako hizo Bamako. Y a finales de 2006 yo rodé Faro Goddess of the Waters. Todo el apoyo provenía del exterior, sólo tuve apoyo de mi país en la parte logística. Esto no significa que Mali no quiera apoyar al cine, pero supongo que existen otras prioridades como la salud o la educación antes que el cine.
En todo el país sólo hay una sala de cine moderna, la Babemba en la capital. Esto explica la imposibilidad mostrar el cine africano en el continente negro, por eso el WCF es un apoyo absolutamente necesario. Sin estos fondos no habría cine procedente de Mali, por lo que vuelvo a lo dicho por Dieter Kosslick sobre algunos críticos alemanes que hablaban de neocolonialismo. Olvidemos las críticas. Después del tsunami se envió mucho más dinero y nadie habló de neocolonialismo. Lo mismo debería aplicarse a nuestro cine.

Viola Shafik (Especialista en cine): Estoy aquí para ejercer de abogada del diablo. Por supuesto me gustaría destacar las buenas intenciones de todos los fondos como el WCF, pero el camino al infierno siempre está empedrado de buenas intenciones, ese es el problema.
Hoy en día el cine árabe está dividido en dos partes: la primera formada por cine comercial principalmente procedente de Egipto y algo de Marruecos, mientras que en la otra encontramos películas financiadas por Europa. Con el fin del colonialismo ha habido tentativas por parte de los países árabes de ser independientes también en la producción de cine y en la creación de instituciones nacionales. Pero podemos decir que no están funcionando y, en estos momentos, el cine árabe es completamente dependiente de las subvenciones europeas.
¿Cuáles son las consecuencias de ello? Tomemos como ejemplo el cine tunecino. En este momento tienen el privilegio de recibir el 35% de su presupuesto de subsidios nacionales, sin embargo, el 50% de las películas producidas en los 90 fueron completamente financiadas con dinero europeo. Estas películas fueron distribuidas en el extranjero, a pesar de que en Túnez existe un público cinéfilo para este "cine de autor".
Esta situación de dependencia del cine tunecino principalmente financiado por los países europeos produce una fuerte codificación de los temas de las películas. Se han hecho muchas películas sobre el aislamiento o las desigualdades de género, o la mujer en el Islam. Este es un gran tema relacionado con el colonialismo. Durante los 90 la violación de los derechos humanos se agravó en Túnez y el Gobierno se satisfacía de producir películas tratadas con libertad de género. Era un modo dar al exterior una mejor imagen del régimen.
Factores internacionales y la financiación europea actuaron juntos y ahora tenemos un corpus de filmes tunecinos centrados en ese tema y que se usan como espejo de la sociedad árabe. Pero si los analizas verás que la mayoría están obsoletos y son "esencialistas" en su concepción.
Esto es solamente una parte del problema, la, prácticamente completa, separación entre la audiencia local y las películas producidas y su papel como mercancía ofertada a Occidente.

La segunda cosa de la que me gustaría hablar tiene relación con lo que Sonja Heinen ha dicho previamente: que el WCF quiere dar a los espectadores alemanes elementos para comprender el resto del mundo. He hablado con alguna gente durante este festival y pienso que el apoyo que se da a los distribuidores alemanes es de crucial importancia. Dado que estos filmes no se distribuyen en casa sino que son proyectados aquí, en Europa, lo importante es la campaña promocional para evitar malentendidos sobre estas coproducciones con Europa, que pueden ser utilizadas para reproducir una imagen "orientalista" del sur.
La cuestión abarca también el modo en que se financian los trabajos: ¿Se apoyan productos exóticos y fetichistas de los llamados "otros" o apoyan películas que realmente abren puertas y van más allá de los tópicos?

Una última cosa, el cine indio, además de Bollywood, ha desarrollado lo que ellos llaman "cine del medio", cine comprometido socialmente y, de algún modo, también artístico, pero no cine de autor o cine independiente que sólo se verá en sectores burgueses. Este cine del medio es para el gran público. Es una tendencia que también podemos observar en Egipto. Se trata de un punto de encuentro entre el cine comercial orientado a audiencias locales y el tratamiento de temas más profundos. Por eso sería positivo que la política de financiación apoyase al cine del medio en su intento de ser un puente entre la audiencia local y los temas profundos, tanto como al cine independiente.

Peace Marie Anyiam-Fiberesima(Directora del African Movie Academy Award/Productora): La experiencia nigeriana es diferente. Nosotros tenemos 140 millones de habitantes censados pero probablemente estamos cerca de los 200 millones de personas. Además somos muy dinámicos en la forma de hacer filmes. Hace unos 15 años los nigerianos no hacían películas. Empezaron a hacerse con la primera cámara VHS y ahora con DV. En los últimos diez años se dice que hemos producido cerca de 20.000 videos caseros ¿Existe un mercado para ellos? Sí. ¿La gente ve esas películas? Sí. ¿Por qué? Por una simple razón, cuentan una historia africana tal y como la ven los propios africanos. Creo que esa es la clave por la que nuestras películas funcionan.
En cuanto a los fondos y a lo que han hecho en los países francófonos africanos, el 95% de las películas no se ven en África. Hacen algo de ruido en los festivales, son bonitas, pero ¿cómo influyen en la cultura cinematográfica nacional? ¿Qué papel juegan en el cine africano? Salif Traoré ha dicho que existen pocas salas de cine en África, de hecho, en el último recuento en toda África existían menos de 100 auténticos cines funcionando.
Por eso es comprensible que las películas en Nigeria se distribuyan directamente a través de videos tanto en DVD como en VCD. Es por esto por lo que los filmes nigerianos tienen una de las mayores cuotas de exportación, lo que significa que exportamos muchas de nuestras películas dentro del propio continente y también a los lugares de acogida de emigrantes africanos. De hecho, esto explica que otros países africanos estén copiándonos.

Cuando veo los fondos y lo que podrían hacer por nosotros pienso que mucha gente se ha quejado de nuestra calidad a nivel técnico y nuestra forma de hacer películas. Me gustaría ver más fondos destinados a mejorar la preparación técnica, para enseñar a gente joven que no ha tenido un método estructurado de aprendizaje de cómo hacer una película. Se trata de no hacer películas como las hacen los europeos, necesitamos mantener nuestra forma de hablar a nuestra audiencia.
El año pasado un distribuidor hizo un experimento en Nigeria. Redujo los derechos de una película de video a menos de un dólar, cuando normalmente los vendemos por el equivalente a dos o tres dólares. Decidió desafiar al mercado, lanzó la película y la vendió en las calles de Lagos. ¡Vendió un millón de copias en tres meses! Ganó 1,2 millón de dólares, de los cuales pagó el 30% para hacer las copias. Ahora la película se ha exportado. Nosotros también tenemos un star system con actores que todo el mundo conoce. La financiación para África tiene que mirar hacia los aspectos técnicos y cómo construir, en base a los parámetros que tienen relación con África, los problemas estructurales, y también permitirnos contar nuestras propias historias con nuestras propias palabras y no con las que a la gente le gustaría oír. Si, por ejemplo, hubiese algunos remakes de películas nigerianas hechas con la calidad técnica que se puede ver en las salas europeas, se podría ver otra cara de África en Europa.
Por eso existe un papel para fondos como el WCF, pero podrían empezar con algunos mercados estratégicos como Nigeria. Realmente no buscamos fondos del exterior, puesto que podemos rodar a muy bajo presupuesto con una cámara digital y porque sabemos que tenemos una audiencia esperando. Las películas que se cree que funcionarían en Occidente no funcionan en África porque no son apropiadas para la audiencia. A veces hago películas muy agradables, pero también tengo productores jóvenes que hacen su propio tipo de películas que se venden mejor que las mías porque la audiencia quiere ver el tipo de obras con las que se puede sentir identificada. Ha habido algunas películas en Nigeria rodadas en 35mm, pero fueron completos fracasos comerciales y nadie las ha visto… Los directores que se han hecho un nombre en los festivales no lo tienen en África.

Derek Elley (Crítico de cine): Procedo del mundo de la crítica y he estado casi 30 años viajando alrededor del mundo yendo a festivales, escribiendo sobre las películas y sobre la industria del cine y tengo un problema cada vez mayor con los fondos cinematográficos. Parece que solamente existen para alimentar a esa monstruosa máquina en que se ha convertido el circuito de festivales internacionales. Nos sentamos en torno a un panel como aquí en Berlín, o en Locarno o en Cannes y hablamos sobre ello cada año, y esto simplemente crece y crece… Seamos honestos, muchos de los fondos se dan con la mejor intención pero al final, especialmente con los fondos europeos, se dan muchos viajes gratis a los directores, se produce mucho empleo burocrático, especialmente en Occidente, y se ayuda a alimentar a las pequeñas distribuidoras de cine independiente. Realmente no se hace mucho por los países de donde vienen las películas. Estoy generalizando, por supuesto, pero muchos nombres famosos en festivales, como Peace, dicen no tener audiencia realmente a nivel nacional.
¿No sería mejor que los fondos se dedicasen, como dice Peace, a apoyo técnico y se alejasen de la parte artística teniendo en cuenta que se están creando todo tipo de problemas sociales y políticos? Recordemos además que tener una industria cinematográfica no es un derecho divino, nace de una necesidad económica o de las audiencias. Y además de dar dinero a la parte técnica, estas entidades deberían funcionar como organismos de enlace en lugar de como organismos de financiación, porque al final, excepto en países extremadamente pobres, no creo que 50.000 euros supongan una gran diferencia…

 

en este dossier

Boletín

ArteKino
Les Arcs call
Unwanted_Square_Cineuropa_01

Follow us on

facebook twitter rss