email print share on facebook share on twitter share on google+

Lynne Ramsay • Directora

"La responsabilidad y la culpabilidad"

por 

- La familia, el instinto maternal, la educación, la culpa y las raíces de la violencia: la directora escocesa nos cuenta los secretos de Tenemos que Hablar de Kevin

Lynne Ramsay • Directora

Acompañada por la excepcional actriz principal de Tenemos que Hablar de Kevin [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Lynne Ramsay
ficha del filme
]
, Tilda Swinton, Lynne Ramsay compareció ante la prensa internacional su fabuloso tercer largometraje, con el que compite en el 64° Festival de Cannes.

¿Qué le llevó a adaptar esta novela sobre una serie de relaciones humanas que desembocan en un drama y, posteriormente, en una masacre?
Lynne Ramsay: las familias son algo muy complicado: eso fue lo que me gustó de la novela de Lionel Shriver. Aunque el guión no tenga nada que ver, mi hermano y mi madre mantuvieron una relación difícil. Yo notaba que mi hermano se comportaba muy mal con mi madre, pero ella no reaccionaba de manera violenta. Yo misma tengo un hijo y me he formulado las preguntas que aparecen en la película, acerca de la responsabilidad y la culpabilidad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La novela da cuenta de los sentimientos ambivalentes de Eva respecto a la maternidad. ¿Por qué este elemento casi no aparece en la película?
Quería que fuese el público quien interpretase el personaje. Noera mi intención retratarla de negro o de blanco, como una madre buena o mala: hay muchos matices grises. En esta especie de viaje con Eva uno estudia sus emociones y sus sentimientos. La novela es muy densa y hay muchas cosas que no están en la película. La cinta se inspira en el texto y poco más.

¿Por qué ha preferido no mostrar la carnicería final?
De entrada no disponíamos del dinero suficiente para una escena de matanza. Por otra parte, había que mantener el punto de vista de la madre: ella no quiso ver lo que pasó en la escuela, solo puede imaginarlo, le provoca continuas pesadillas. No se trata solo de que su hijo haya matado a toda esa gente; también ella es responsable, por una cuestión de poder si podemos decirlo así. Hay que estar atentos cuando se filma e intentar de hacerlo de forma inteligente para respetar un punto de vista dado.

La sociedad condena a la madre por los actos de su hijo
La película no es un alegato social, pero por lo que yo sé, en las situaciones en las que un hijo se rebela de manera tan violenta, se considera que es responsabilidad de la madre.

¿Es la violencia de Kevin una metáfora de la violencia actual?
Kevin vive en una familia de clase media estadounidense que le proporciona todo lo que quiere. Es una familia sin mayores problemas y el hijo es un crío un tanto mimado. Se le alimenta y crece hasta que se vuelve contra la sociedad. Hay una violencia en él que es comparable quizá a la del resto del mundo, una violencia que nunca queremos ver cara a cara.


Lynne Ramsay: primero visualizo las películas en mi cabeza: así trabajo yo. Ya veía a mi personaje principal, Eva, y escogía las cosas que podían atraerle. La estructura fue todo un desafío. Es la primera vez que hago una película de esa forma: quería contar la historia de un modo muy personal. En cualquier caso, no quería mostrar algo exageradamente violento: no vemos más de lo que pasa antes o después.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también