email print share on facebook share on twitter share on google+

Leonardo Di Costanzo • Director

Una mirada inocente sobre Gomorra

por 

- El director presenta su primer largometraje de ficción, L'intervallo. "Nápoles es demasiado atractiva y perversa; ya me resulta imposible hacer documentales"

Leonardo Di Costanzo • Director

Leonardo Di Costanzo, documentalista consagrado formado en la escuela Varan de París, ha decidido dirigir su primer largometraje de ficción, L'intervallo [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Leonardo Di Costanzo
ficha del filme
]
, porque "Nápoles es demasiado atractiva y perversa; gana siempre y ya me resulta imposible hacer documentales". Di Costanzo, sin embargo, ha mantenido un acercamiento de documentalista para hacer esta película sensible y corpórea que sorprendió a público y crítica de la Mostra de Venecia. L'intervallo es una producción de Tempesta y Rai Cinema con Amka films.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: La película está escrita por Mariangela Barbanente y Maurizio Braucci, guionista de Gomorra, de Matteo Garrone...
Leonardo di Costanzo: La idea de L’Intervallo nació a la vez que la de Gomorra [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Domenico Procacci
entrevista: Jean Labadie
entrevista: Matteo Garrone
ficha del filme
]
, cuando las guerras entre las bandas de camorristas en Nápoles dejaban un muerto al día, pero son dos películas distintas y proyectan una mirada distinta sobre la mafia. Saviano y la película de Garrone denuncian la realidad; nosotros queremos reflexionar sobre la mentalidad, los ritos, los valores de la camorra, que, en algunos barrios de Nápoles, tienen raíces profundas y sus orígenes se remontan a la sociedad patriarcal.

¿Por qué escogió a dos adolescentes como protagonistas?
Las noticias diarias, por desgracia, presentan situaciones parecidas también en la actualidad. Tratamos de entender las razones de una elección y me parecía justo reflejar la cuestión en la edad en que la personalidad aún no está del todo definida y aún se está formando la mentalidad. Es el momento en que uno empieza a elegir una cosa u otra. Pensé en filmar a los adolescentes porque me permitían comprender la mentalidad de la camorra, observarla como un sistema de valores que comparte todo el barrio.

¿Cómo eligió a los protagonistas, que no son actores profesionales?
Para elegirlos a ellos, vimos a 200 jóvenes de los barrios españoles. Después redujimos el abanico de opciones a 10, con quienes abrimos un laboratorio de improvisación que diró tres meses en el Teatro Mercadante de Nápoles. Una vez escogidos los chicos, adaptamos el texto a su sensibilidad para que fueran libres de moverse como mejor les pareciera. Filmamos durante cinco semanas un total de 17 000 metros de película.

Toda la historia transcurre en el interior de un edificio abandonado: un antiguo hospital psiquiátrico de Capodichino, un barrio popular de Nápoles.
No quería que el mundo exterior nos distrajese. Esta localización me ayudó a entrar en el mundo interior de estos adolescentes.

Su mirada sigue siendo la de un documentalista.
Quería comenzar una nueva fase: consideraba que había terminado una etapa, tras la que conservo todos los reflejos de documentalista que adquirí. Deseaba dar un paseo por un mundo imaginario.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también