email print share on facebook share on twitter share on google+

Arild Andresen • Director

“No expresar sentimientos no significa forzosamente estar desprovisto de ellos”

por 

- Entrevistamos al director noruego Arild Andresen, que estrena en los cines de su país su nuevo film, Handle with Care

Arild Andresen • Director

En unos días se estrena en los cines noruegos Handle with Care [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Arild Andresen
ficha del filme
]
, el nuevo film de Arild Andresen, cuyo primer largometraje, The Liverpool Goalie [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, recibió, entre otros galardones, un Oso de Cristal en la Berlinale 2011. Cineuropa ha entrevistado al realizador noruego en Oslo, en el barrio de Tøyen, al fondo de un pequeño y amable café que no se deja impresionar por su ilustre vecino, el Museo Munch.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Además de dirigir el film, también lo has coescrito.
Arild Andresen: La idea original se la debemos a Jorge Camacho, que en 2012 ganó gracias a ella un concurso de pitch, de sinopsis, en Kosmorama, el festival de Trondheim. Más tarde, Hilde Susan Jægtnes desarrolló y enriqueció el guion. Yo fui el último en intervenir en ese trabajo de escritura, que ha durado tres años.

¿Es una película sobre la adopción?
Más bien, es el retrato de un padre, un viudo, cuya mujer Camilla tenía un lazo muy fuerte con su hijo, Daniel, que es adoptado. A Kjetil, ahora que debe criar solo al niño, le cuesta asumir su papel de padre. Sobre todo porque no es fácil reconocer, a los demás y a uno mismo, que apenas se siente afecto por el hijo propio. Un tema tabú donde los haya. El padre se marcha a Colombia con el hijo, con la esperanza de encontrar a su madre biológica. He utilizado mi experiencia como padre, no necesariamente para defender al personaje, sino para darle más matices y mostrar diferentes facetas. Kristoffer Joner, con quien ya había trabajado, en particular en mi segundo film, The Orheim Company [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, dota a Kjetil de la firmeza y la credibilidad necesarias. Porque Handle with Care es una película sobre la aptitud para dar y recibir amor. Kjetil ha perdido a la mujer que ama, así que es vulnerable en el plano afectivo. Lo vemos en su comportamiento inusual como padre: tiene miedo, por ejemplo, de los gestos de afecto. Pero no expresar sentimientos no significa forzosamente estar desprovisto de ellos, estar desprovisto de afectividad.

¿Quién interpreta a Daniel?
Kristoffer Bech, que tenía seis años cuando se rodó el film. Un talento innato. Siempre había soñado con ser actor, y se presentó a las primeras audiciones. Aun así, seguimos buscando durante seis meses antes de confiarle el papel. Como hay escenas difíciles en la película, nos tomamos el tiempo necesario para conocerle bien. Queríamos estar seguros de que disfrutaría actuando, o, en su defecto, de que estaría lo suficientemente motivado para repetir ciertas escenas, que mantendría la distancia y no tiraría la toalla después de tres días de rodaje. Los dos Kristoffer se han entendido muy bien. Toda una suerte para la película, cuya fotografía ha dirigido David Katznelson.

Y a Camilla la encarna...
Ellen Dorrit Petersen. Camilla es un recuerdo, y, por ello, está un poco idealizada. Ella es el eje de los saltos al pasado, escenas que he tratado con colores más pálidos. No la vemos mucho en el film, pero el personaje es importante, está dotado de una poderosa fuerza de evocación. He elegido a Ellen por su presencia luminosa.

Una mujer resplandeciente en una película de temática grave.
Es cierto que Handle with Care es un drama. Pero la vida es una mezcla de sensaciones y emociones diversas. Las experiencias vividas se funden, se entreveran. Lo cómico y lo trágico se confunden. Así es la vida. En Bogotá y en cualquier otro sitio. Quería mostrar esa ciudad en su totalidad, ya que había obtenido la autorización para filmar prácticamente en todas partes, pero me encontré con reparos en los barrios más elegantes. Si he rodado con un equipo colombiano, ha sido por razones financieras, pero también por la posibilidad de intercambio. Me parece enriquecedor recurrir a las competencias locales.

Todas tus películas hablan de la infancia. ¿Tienes recuerdos de aquella época sobre el cine?
Sí, la espera alegre, la sala apagándose... ver Tarzán con papá, las comedias musicales con mamá y los clásicos de Disney con los dos. Era algo mágico. Más tarde, tuve una época en la que me dio por Scorsese y Coppola. Ahora, aprecio en particular a Michael Winterbottom, su manera de mostrar las interacciones entre los personajes, su estudio del entorno social. Y me gusta mucho hablar de cine con mi amigo y colega Joachim Trier. Apasionante... ¡y estimulante!

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también