email print share on facebook share on twitter share on google+

Yorgos Lanthimos • Director

“No sabemos el verdadero significado de lo que estamos viendo”

por 

- CANNES 2017: Yorgos Lanthimos da algunos consejos a la prensa internacional para ayudar a analizar El sacrificio de un ciervo sagrado, que fue estrenada en competición en Cannes

Yorgos Lanthimos  • Director
(© E. Piermont / Festival de Cannes)

Por segunda vez en competición en el Festival de Cannes con El sacrificio de un ciervo sagrado [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Yorgos Lanthimos
ficha del filme
]
, el director griego Yorgos Lanthimos habló con la prensa internacional,rodeado de sus actores Nicole Kidman, Raffey Cassidy, Sunny Suljic y Barry Keoghan.

¿De dónde viene la idea del título, El sacrificio de un ciervo sagrado? ¿Cuál es tu concepto del sacrificio?
Yorgos Lanthimos: Cuando empezamos a escribir el guion y a pensar en la historia, descubrimos que había paralelismos con la tragedia Ifigenia en Áulide de Eurípides, y pensé que sería interesante tratar este tema tan arraigado en la cultura occidental. En la vida, hay personas que se enfrentan a grandes dilemas y el concepto de sacrificio plantea un gran número de preguntas sobre muchas cosas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película trata un tema brutal, y has trabajado con un elenco bastante joven. ¿Cómo lo has abordado?
Es verdad que el material es muy duro si lo coges como un todo, pero no si lo miras por partes. Nunca nos lo hemos tomado muy en serio. A Nicole le gusta comentar que durante el rodaje siempre le decía que era una comedia, y lo pensaba, y nos lo pasamos genial. Lo que quería explorar eran cuestiones como la justicia, las decisiones, la naturaleza humana y el comportamiento. El punto de partida era principalmente una familia, y fue casi una casualidad que los hijos tuvieran un papel clave en el filme.

¿Qué relación tienes con el simbolismo?
Intento alejarme de los símbolos todo lo posible. Quería que todo fuera obvio y que la película fuera muy directa. Con las cosas más inusuales, intento no ser analítico a la hora de afrontarlas. Siempre empezamos con una historia y un guion (sino los espectadores se perderían), pero intento trabajar de un modo físico y divertido, que no tiene por qué estar relacionado con la verdadera situación, así que no sabemos el verdadero significado de lo que estamos viendo. Pero pasé mucho tiempo con Efthimis Filippou tratando de escribir el guion y tratando de no pensar en otra cosa que no fuera la historia, ya que tengo que estar seguro de que tenemos un guion que funciona y que está listo para empezar a rodar. Después de eso, pensamos donde la podemos localizar; las películas que hemos hecho hasta ahora pueden tener lugar en cualquier sitio, lo que te da mucha libertad, ya que podemos elegir donde se desarrollará la película. Después, el casting. Tengo mucha suerte porque actores y actrices de mucho talento han visto mis cintas y quieren trabajar conmigo. Por otra parte, el casting para los actores más jóvenes fue bastante largo, vimos muchos niños en Estados Unido, Gran Bretaña y Australia. No intento convertir a los actores en algo que yo haya imaginado, intento conseguir el máximo que pueda de ellos, ya que enriquece lo que hemos escrito y es algo que nunca hubiéramos imaginado de antemano. Luego, cuando estás ensayando y filmando, muchas cosas inesperadas surgen en la película, e intentamos darles la bienvenida. Porque el lugar, el ambiente, la situación, el tiempo… Intento no controlar mucho este tipo de cosas. 

¿Cuáles eran tus intenciones a la hora de desarrollar la puesta en escena?
Utilizamos varios travellings. Siempre intentamos encontrar la manera correcta de filmar un guion. Con esta cinta, quería dar la impresión de que había alguien más ahí. Así que la cámara se hizo un poco más móvil, seguía a la gente, se deslizaba y observaba desde arriba. Con esto, intentamos dar la impresión de que hay una presencia invisible.

¿Qué hay de la extraña enfermedad que el doctor no puede diagnosticar?
Supongo que esa es la cuestión de toda la película. Nunca lo llegas a saber, pero yo tampoco lo sé, así es como concebimos el filme. Son preguntas que te llevas contigo.

¿Volverás en un futuro a Grecia a rodar una película?
Sí, ¿por qué no? He rodado en siete países y cada uno ha sido diferente. Solía ser muy negativo con respecto a volver a Grecia y hacer otra película allí, pero ahora, me he dado cuenta de que rodar allí me dio cierta libertad.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también