email print share on facebook share on twitter share on google+

Gilles Coulier • Director

“Siempre me han interesado los lazos familiares”

por 

- SAN SEBASTIÁN 2017: Hablamos con el belga Gilles Coulier sobre la historia y los temas detrás de su largometraje debut Cargo, proyectado en la sección Nuev@s Director@s

Gilles Coulier  • Director
(© Montse Castillo / Festival de San Sebastián)

El director, guionista y productor belga Gilles Coulier ha participado dos veces en Cannes con los cortometrajes Iceland (2009) y Mont Blanc (2013) en las categorías Cinéfondation y Oficial, respectivamente. Su película debut, Cargo [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Gilles Coulier
ficha del filme
]
, compite en la sección Nuev@s Director@s de la 65ª edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Nos reunimos con él para hablar sobre la importancia de la comunicación, la ausencia de personajes femeninos en su película y por qué Flandes produce dramas familiares profundos.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: en tus cortometrajes trataste el tema de los lazos familiares, ¿por qué tratas un tema similar en Cargo?
Gilles Coulier: siempre me han interesado los lazos familiares, en especial los fraternales y paternales. Crecí en una familia de tres hermanos varones y experimenté una forma de expresarse muy particular que consistía en comunicación no verbal y ausencia de conversaciones y gestos afectivos. También me preguntaba en qué momento de la vida un hombre se convierte en padre. O, al menos, ¿cuándo se da cuenta de que lo es? Muchos hombres me dijeron que fue cuando nació su hijo y otros me dijeron que ocurrió después. Más tarde, intenté imaginar qué pasaría en una familia donde desaparece un abuelo muy dominante. Quería centrarme en la lucha de su hijo para convertirse en el padre que nunca ha sido para su propio hijo y cómo acabaría. ¿Será el mismo hombre que su padre o cambiará?

Estos dos temas requerían un entorno tradicional y encontré esa tradición en el mundo de los pescadores, un mundo duro dominado por hombres que no suelen expresar sus emociones. El papel del paisaje fue muy importante.  

¿Esta falta de comunicación es una opinión sobre las familias modernas o es más bien una observación de la sociedad en general?
Aunque la situación que planteo en Cargo parece un poco exagerada, estoy seguro de que es muy común y no sólo entre las familias. La comunicación es uno de los pilares de nuestra sociedad pero también es una de las principales barreras en las relaciones, en especial la comunicación emocional. Soy una persona muy emocional y creo que es la única forma de abordar esta profesión pero en mi entorno he visto desaparecer a muchas personas por falta de comunicación: parejas que se separan, amigos que se distancian, hermanos que dejan de hablarse, colegas que se suicidan… No soy un guardián de la moral que pretende cambiar nuestra sociedad pero espero que esta película sea útil.  

Tienes un reparto estrictamente masculino, ¿qué pretendías expresar con una película puramente masculina?
Cada vez que mi coguionista Tom Dupont y yo intentábamos introducir un personaje femenino, los problemas parecían resolverse [risas]. Pero en parte es verdad. El hecho de que un personaje femenino (por ejemplo, una abuela) no le cuente a su hijo que su marido tiene problemas económicos la convertiría una mala persona. Y esa no era la intención de la película. Un mundo masculino me permitía expresar con claridad mis ideas. El único personaje femenino es el mar, el lugar donde los personajes desean estar, donde se sienten como en casa y olvidan sus problemas. No es casualidad que el mar en francés sea femenino (la mer).

Recientemente, Flandes ha producido varios dramas familiares profundos. ¿Es una tendencia creativa o hay una necesidad de tratar temas interfamiliares?
No creo que en Bélgica haya una necesidad real de tratar temas interfamiliares. Hace mucho tiempo que Valonia encontró su identidad como región cinematográfica. Me parece que en Flandes también hemos encontrado la nuestra y eso ha hecho que nos demos cuenta de que no debemos copiar lo que vemos en el extranjero. Películas como The Misfortunates [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Felix van Groeningen
ficha del filme
]
, Bullhead [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Bart Van Langendonck
entrevista: Michaël R. Roskam
ficha del filme
]
, Home [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Fien Troch
ficha del filme
]
, The Broken Circle Breakdown [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Felix Van Groeningen
entrevista: Felix Van Groeningen
entrevista: Felix van Groeningen
festival scope
ficha del filme
]
y Flemish Heaven [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Peter Monsaert
ficha del filme
]
son buenos ejemplos de esta identidad. Tenemos muchos directores e historias interesantes y muy buenas razones para estar orgullosos de nuestra cultura. Eso también da lugar a una especie de contagio creativo que se caracteriza por el realismo y la estrecha relación con los personajes y sus historias personales. Creo que en este sentido se podría hablar de una tendencia creativa pero yo preferiría llamarlo un interés general por las historias personales.

(Traducción del inglés por Carolina Benítez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también