email print share on facebook share on twitter share on google+

Jean-Pierre y Luc Dardenne • Directores

"Para nosotros, el cine es materia"

por 

- Los hermanos Dardenne hablaron de su filmografía en el programa ofrecido por el Centro de Cine y Audiovisual de la Federación de Valona-Bruselas que celebra 50 años de cine belga

Jean-Pierre y Luc Dardenne • Directores
Luc y Jean-Pierre Dardenne (© Alexis Keyaerts)

El martes, 14 de noviembre, se celebró en Bruselas una gran entrevista con los hermanos Dardenne, acompañados por Fabrizio Rongione, donde se presentó una versión restaurada de Rosetta, con la que ganaron su primera Palma de Oro, durante una retrospectiva que se les dedicó y como parte del programa que celebra 50 años de cine belga en el Centro de Cine y Audiovisual de la Federación Valona-Bruselas. Esta entrevista, realizada por Nicolas Gilson, nos ha permitido echar un vistazo a la película que ocupa un lugar clave en el cine mundial, así como volver a familiarizarnos con la propia filmografía de los Dardenne.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Existe una verdadera voluntad de romper el clasicismo en sus películas?
Luc Dardenne: Había dos cosas fundamentales para la estética de la película que queríamos tener en cuenta. En primer lugar, Rosetta no tiene ni idea de lo que le deparará en el futuro, por eso vive el presente. Queríamos que el espectador tuviera la impresión de que las reacciones del personaje dependían de lo que estaba experimentando en ese momento, como si todo estuviese sucediendo en vivo en la pantalla. Rosetta está muy lejos de ser una película romántica donde la historia se construye paso a paso y donde el espectador puede más o menos adivinar el final. En segundo lugar, la cámara tenía que estar ligeramente detrás de Rosetta. La audiencia no podía saber lo que iba a hacer. Podíamos conocer sus razones, pero seguía siendo impredecible. Tuvimos que trabajar con el camarógrafo para transmitir esta sensación de imprevisibilidad.

La paradoja es que a pesar de lo que parece ser una hiperrealidad, la cámara tiene una presencia real en la película. Realmente puede sentirse.
Jean-Pierre Dardenne: Sí, por supuesto, se puede sentir la cámara, pero espero que no sea el centro de atención. El objetivo era evitar el manierismo. Está bien crear sensaciones y sentimientos a través del posicionamiento de la cámara, pero no queremos terminar demostrando el proceso de montar la película. Al estar en el "lugar equivocado", detrás de la sensación de mirar por encima del hombro de alguien, la cámara puede ver cosas, y permite que Rosetta y Riquet existan en toda su profundidad. Intentamos asegurarnos de que nuestros personajes no sean solo figuras.
L.D.: El final de la película se centra en la cara de Rosetta. Algunos lectores del guión estaban muy asustados. Pensaron para sí mismos: "A nadie le va a gustar  esta chica". Pero no puedes evitar que te acabe gustando, aun sabiendo que Rosetta no es amable, y todo se debe a su cara. Eso es lo que la hace agradable a medida que avanzas. No improvisamos a la hora de rodar, pero filmamos tomas secuenciales, por lo que es casi una especie de improvisación muy construida. La cámara, el equipo, la persona que enmarca la escena, todos vivimos momentos de tensión, por ejemplo cuando el foco no llega en el momento adecuado. Esta tensión contribuye en gran medida a la película.

¿Cómo mantiene la espontaneidad a pesar de los ensayos? ¿Ayuda la filmación en orden cronológico?
L.D.: No siempre hay una explicación para todo. Ensayamos mucho antes, especialmente para esta película que es muy física. Rosetta hace muchos gestos, se mueve mucho. Cuando filmas una caída, puedes ensayarla tanto como quieras, siempre es como si fuese la primera vez.
J-P. D.: Nuestros planos son largos, nunca sucede lo mismo cuando repetimos la escena. Nunca hacemos marcas a los actores, ni en los ensayos ni durante el rodaje. El camarógrafo sabe dónde debe estar, pero nunca se consigue lo mismo, dos veces. Rosetta es una película muy física, el cuerpo juega un papel muy importante. Diría que tratamos de estar entre las cosas, estar presentes, para que el espectador pueda sentir la profundidad de los personajes y la presencia humana. Tenemos intuiciones, pero esperamos que las cosas se materialicen a través del trabajo. Para nosotros, el cine es un tipo de materia viva, y llega un punto en el que sientes que está cobrando vida. 
L.D.: Cuando sentimos que lo que filmamos es una copia de otra cosa, o que  estamos pensando en otra película, o que la nuestra se está convirtiendo en una réplica, nos detenemos. Esa sensación es algo que sientes muy rápido. Mientras que otras películas juegan con referencias a otras películas, muchas películas simplemente se filman ellas mismas, y el tema en sí no está allí. La película es solo un eco del tema. Nuestro objetivo es dar la impresión de que lo que filmamos, lo que estamos viendo, está sucediendo ahora, en el presente, y está surgiendo en los confines de esa misma toma. Da la impresión de que estamos allí por casualidad.
J-P. D.: Por eso la película no es más que el rodaje del rodaje…

(Traducción del francés por Isabel Sáez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.