email print share on facebook share on twitter share on google+

Piotr Domalewski • Director

"Una película sobre una pequeña comunidad y funciona como metáfora de algo más grande"

por 

- El guionista y director polaco Piotr Domalewski cuenta a Cineuropa que su asombroso primer largometraje Silent Night solo pretendía ser una historia sencilla

Piotr Domalewski  • Director

Cineuropa: Silent Night [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Piotr Domalewski
ficha del filme
]
es su primer largometraje. ¿Cómo le vino la idea a la cabeza?
Piotr Domalewski
: Quería, inspirado por los cines turco, rumano e iraní, hacer una película que retratara una pequeña comunidad y, al mismo tiempo, funcionara como metáfora de algo mayor y universal. Sabía que necesitaba una historia sencilla y, cómo no, un hombre de 34 años cercano y fiable. La respuesta fue una familia de varias generaciones y el tema de la emigración económica. En el este de Polonia, que es de donde provengo, toda familia tiene a alguien que abandonó el país en busca de un trabajo mejor en Occidente. En mi caso, fue mi hermano.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La acción de toda la película acontece el 24 de diciembre. ¿Por qué eligió este día?
Nochebuena confiere un entorno de lo más interesante porque ya tiene su propia dramaturgia. Todo empieza con la preparación de una cena, durante la cual la gente pregunta por los demás y se informa de las novedades con el propósito de formar parte de ese “núcleo familiar”, que a menudo es algo opresor. Después empieza la parte más jugosa: todos se sientan a la mesa y toman involuntariamente sus asientos habituales dentro de la familia, literal y figuradamente. Los niños, por mucho que hayan crecido, o aunque se hayan casado, siguen siendo “niños”; nadie los ve como adultos. Se parece al belén navideño: todas las figuras tienen su lugar. Por ejemplo, un padre, encarnado por Arkadiusz Jakubik, estuvo ausente durante años y bebía como un cosaco. Ahora comprueba que no hay lugar para él en la familia, que es un paria, y lo único que puede hacer es beber a solas. En Silent Night muestro una Nochebuena que recuerdo de mi infancia, aunque no es necesariamente la de mi casa familiar. Tiene gracia que cuando presentamos la película a unos diplomáticos que trabajan en Varsovia, resultó igualmente comprensible para un israelí, un chino o un turco. Aunque la religión o las costumbres difieran, todos entendieron el contexto familiar.

No solo el padre sino todos los miembros de su familia tienen una historia difícil detrás. ¿Cómo escribió el guion y cómo dirigió después las escenas para que todos estos detalles encajaran en una narrativa coherente?

Cuando estaba escribiendo el guion, me imaginé como siendo todos y cada uno de los personajes, y todos ellos me gustaban o, por lo menos, los comprendía. A veces resultó difícil; por ejemplo, con el personaje del cuñado de Adam, que pega a su mujer, pero cree que protege sus intereses y no deja que sus allegados se aprovechen de ella. Después tuvimos ensayos intensivos con los actores, lo que fue una ocasión para pulir el guion. Ya sabía que usaría planos largos, por lo que en el plató no iba a tener tiempo para experimentos o titubeos. Todo tenía que estar perfectamente planeado de antemano. El resultado que el 90% de las escenas se hicieron tal y como estaban escritas en la versión final del guion. Temía que si no estaba lo suficientemente preparado, cometería un error o tomaría una decisión creativa equivocada, por causa de la presión o del cansancio simplemente. Mi preparación para rodar Silent Night también fue física: sabiendo que trabajaríamos principalmente de noche, cambié mi ritmo diario. Planeé los horarios de rodaje para que la mayoría de las escenas se hicieran antes de la pausa para comer, que tenía lugar en mitad de la noche.

Las escenas familiares son muy poderosas y su impacto emocional se ve reforzado por una fotografía sencilla y modesta. ¿Cómo determinó la estética del film con Piotr Sobociński jr.?
Ambos sabíamos que había que contar esta historia con realismo y discreción, de modo que ninguna pirotecnia visual distrajera al público de los personajes y del mundo que se refleja. La cámara se movía con facilidad y libertad, casi podíamos hacer un giro de 360º, con tal de capturar las emociones de los actores en la mayor medida posible. Creo que la magia del cine reside en lo que ocurre entre los actores y nuestro trabajo es capturarlos bien.

Silent Night es una película sobre la familia y la tradición- ¿Se siente usted sucesor de algún cineasta polaco?
Yo señalaría al escritor y dramaturgo polaco Sławomir Mrożek. Él describió la condición de Polonia y de la sociedad polaca de una manera única e incomparable. Sus obras y sus relatos están llenos de situaciones absurdos y fantásticos diálogos. Me encantaría pensar que sigo sus pasos.

¿En qué trabaja en estos momentos?
Estoy desarrollando un nuevo proyecto de largometraje dentro del taller ScriptTeast. He hecho solicitud para varias ayudas y estoy buscando socios extranjeros. Tengo toda la intención de que mis próximas películas sean coproducciones internacionales, lo que las volvería aún más europeas y universales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también