email print share on facebook share on twitter share on google+

RÓTERDAM 2018

Ruben Desiere • Director

"El dinero determina lo que puedes hacer y lo que no"

por 

- Cineuropa ha entrevistado en Róterdam al prometedor director Ruben Desiere sobre el ritmo meditabundo de su primera película, una ficción titulada La Fleurière

Ruben Desiere • Director
(© Liesbeth Beeckman)

El neófito director belga Ruben Desiere presentó su primera película, La Fleurière [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ruben Desiere
ficha del filme
]
, en el Festival de Róterdam, junto con su trabajo de fin de carrera, el documental Kosmos. Ambas películas comparten algunos de los actores no profesionales, un grupo de eslovacos que trabajan en Bruselas. Cineuropa comentó con Desiere el ritmo meditabundo y el estilo que caracteriza ambas películas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: No es muy común encontrar una coproducción belgo-eslovaca. ¿A qué se debe en este caso?
Ruben Desiere: La película ha sido posible gracias al VAF (Fondo Audiovisual de Flandes), una subvención que permite financiar una película al terminar la carrera. Me interesaba volver a trabajar con los eslovacos que formaron parte de Kosmos, mi película anterior. Kosmos, aunque no tuvo mucha difusiónen Eslovaquia, se proyectó en el Festival de Bratislava. Pensamos que sería interesante mantener la relación entre los personajes y el país del que vienen y del que hablan. Por este motivo barajamos distintas posibilidades de coproducción y fue así como encontramos a Tomáš Kaminský de Mandala Pictures, que se implicó mucho con el proyecto y resultó de gran ayuda. Los motivos de la coproducción fueron sin duda financieros, pero también nos interesaba con vistas a una mayor distribución en el futuro. Es lo habitual en una coproducción.

Ambas películas comparten protagonistas y estilo, a pesar de que Kosmos es un documental y La Fleurière una película de ficción, ¿cuál es entonces la relación entre las dos películas?
Trabajar en Kosmos fue muy importante para mí, sobre todo para poder graduarme, pero también para descubrir el estilo de cine que quiero hacer. En cuanto a La Fleurière, quería que fuésemos capaces de decidir cuándo rodar y así tener el tiempo y la libertad necesaria para hacer la película lo mejor posible. Cuando empezamos el rodaje, los actores tenían que moverse constantemente de casa en casa, así que decidimos rodar la película en un estudio para no depender de las situaciones personales de los actores. De esta manera podíamos trabajar allí los fines de semana. Las decisiones en cuanto a la forma de la película se basaron también en esto, queríamos tener un lugar fijo donde trabajar.

La Fleurière, con sus largas escenas y su distanciamiento de la narrativa basada en la trama, recuerda al llamado “cine lento”. ¿Es esta apelación acertada?
No me gusta la idea del cine lento. Personalmente, no sé qué significa eso. La idea detrás de La Fleurière fue permitirles hablar, olvidarse del segundo plano, por eso mismo rodamos principalmente con paredes de fondo. Lo que más me gusta de trabajar con Tomas Balog, Vladimir Balasz y Rastislav Vano es que son capaces de sentarse en cualquier sitio y pasar el rato hablando. Esto está vinculado a la idea inicial de que la película se basa en el tema del dinero. Sin dinero no se puede acceder a muchas cosas, lo único que queda es el diálogo y la conversación. Siempre me gustaron sus conversaciones.

Los protagonistas son de una etnia minoritaria e inmigrantes económicos, un tema candente en el clima actual de populismo y nacionalismo. ¿La Fleurière tiene un posicionamiento político en relación con la inmigración?
No había, ni hay, una idea política en cuanto a la película. Los veo como tres chicos que conozco y con los que me gusta trabajar, somos muy diferentes, pero vivimos en la misma ciudad. Hacer películas me permite ampliar horizontes, estoy muy agradecido. Su identidad forma parte de ellos mismos, pero nunca fue mi intención hacer una película en torno a su estatus como minoría. Ellos hablan a menudo sobre su identidad, pero no veo esto como el núcleo de la película. Para mí el núcleo es el dinero. Hemos intentado plantearlo como si fuera un comic. El dinero es invisible, difícil de filmar, pero al mismo tiempo es algo que determina lo que puedes hacer y lo que no.

(Traducción del inglés por Pedro Andueza González)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también