email print share on facebook share on twitter share on google+

SOLEURA 2018

Lorenz Suter • Director

“La película fue un trabajo en constante evolución, nadie sabía qué vendría después”

por 

- Cineuropa entrevistó al director suizo Lorenz Suter en Soleura para hablar sobre su película, Strangers

Lorenz Suter  • Director

Cineuropa entrevistó al joven director Lorenz Suter en las Jornadas de Soleura sobre su misteriosa e intrigante película, Strangers, que fue estrenada en el festival.

Cineuropa: ¿Por qué elegiste un género específico como el cine negro para tu película?
Lorenz Suter: En primer lugar, me encanta el cine en general, y el cine negro en particular, tiene algo misterioso que, de alguna forma, me atrapa. El cine negro me permite tener una perspectiva única del mundo y de las personas. El mundo no es solo un lugar oscuro y taciturno, también es inestable y peligroso. Quiero decir con esto que los personajes se deben enfrentar a lo más oscuro de sus propias almas. En ocasiones se ven obligados a mentir o ser egoístas, y es esto mismo lo que me interesa, estos conflictos de personalidad. No es una visión pesimista, sino una percepción realista del mundo. Me gusta mostrar el comportamiento de las personas cuando no están en su momento más brillante. Cometen errores y se arrepienten de sus decisiones cuando ya es demasiado tarde. Esto no les convierte en malas personas, simplemente se dejan llevar. Para reflejar esto en la película, la imagen se ha mantenido en penumbra. Igualmente importante es la música, extraña y nostálgica, una mezcla entre orquesta y sonidos sintéticos, al mismo tiempo antigua y moderna. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Cómo elegiste a los actores y cómo fue trabajar con ellos?
Ya les conocía antes de empezar el rodaje. El actor principal, Nicolas Batthyany, es amigo mío, nos conocimos en la Escuela Superior de las Artes de Zúrich. Rodamos juntos un cortometraje de un estilo idéntico al del cine negro de los años 40 (The Man Who Didn’t Want Anything), pero que trata sobre las relaciones humanas de hoy en día. El personaje principal me ha perseguido durante casi diez años. Strangers es el resultado de tal obsesión, y Nicolas, como no podía ser de otra forma, encarnó el papel protagonista. Dos actrices a quiénes admiro enormemente dieron vida a los personajes femeninos principales. Ambas han conseguido proporcionar una gran calidad emocional a sus personajes de femmes fatales. Una de ellas, Marina Guerrini, es mi novia. Antes de conocerla personalmente, ya sabía de ella por su trabajo como actriz.  Teniendo a Marina y a Nicolas ya no hacía falta buscar otros actores, la cuestión era más bien cómo hacer que ellos fueran una parte esencial de la película. A cambio, consiguieron que sus personajes resultasen muy significativos.

Strangers fue producida como una película independiente, ¿podrías contarnos cómo se llevó a cabo este proceso?
La realización de esta película es bastante extraña en sí misma, sobre todo para el cine suizo. Nos guiamos por nuestra intuición y rodamos la película con una mínima financiación. Nos interesaba relatar la historia de un fatídico triángulo amoroso, pero no teníamos un guion definitivo. Lo único que teníamos eran tres personajes en constante evolución y crecimiento. Yo iba escribiendo escenas y diálogos casi a la vez que rodábamos, revisaba lo que habíamos grabado y lo iba corrigiendo. La película estuvo en proceso durante más de dos años, nadie sabía qué vendría después. Las circunstancias influían en nuestro trabajo, por ejemplo, una anécdota divertida fue que el personaje principal se vio obligado a abandonar su casa, que era donde yo vivía, y era en realidad yo quien debía mudarse. La película no estaba aún terminada así que tuve que encontrar una forma de continuar el rodaje, por lo que incorporé en el guion un “accidente”. Obstáculos como este surgieron a lo largo del rodaje, pero no supusieron un problema, nos guiaron para encontrar en ellos una adaptación artística. Es un proceso interesante porque ni los actores ni yo sabíamos nunca qué vendría después, ¿algo bueno? ¿Algo malo? ¿Mienten los personajes? Hice saber a los actores que debían estar atentos a lo que ocurría en el momento. Demostraron su confianza y valentía mientras estaban en esa situación de incertidumbre durante tanto tiempo, convirtiéndose en extraños para ellos mismos. Pero de eso trata el cine negro y es, precisamente, lo que lo hace tan bello.

(Traducción del inglés por Pedro Andueza González)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también