email print share on facebook share on twitter share on google+

Ziska Riemann • Directora

“Creo que los artistas de cómic se convierten en directores realmente buenos”

por 

- German Films entrevista a la directora Ziska Riemann (Lollipop Monster), quien se encuentra en la posproducción de su nueva película Electric Girl

Ziska Riemann • Directora
(© KVIFF)

Tras un trabajo extensivo como autora y artista de cómics, a los 26 años, Ziska Riemann hizo equipo con Völker Schlöndorff. “A través de él conocí el panorama de Babelsberg, escribí un tratamiento al que no le fue muy bien pero después apliqué para una beca en Múnich y me aceptaron. Ahí fue en donde escribí mi primer guion: Blame It on the Dogs.” Esta comedia de humor negro sobre un hombre que le teme a los perros y se enamora de una mujer que luego compra uno fue producida por ARD en el 2001 y se proyectó en el Festival de Cine de Múnich. Riemann ganó el premio Tankred Dorst por el guion y con orgullo, opina: “Creo que es uno de los mejores que he escrito”.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Después, Riemann colaboró como escritora con el productor de Avista Film, Herbert Rimbach: “Él quería un guion pero también quería que yo lo dirigiera”. Para entonces, Riemann quien se describe como una “introvertida” ya había hecho tres o cuatro cortos (“solo para ver cómo era”) así que aceptó.

“Realmente lo disfruté”, agregó con respecto a su debut como directora de Lollipop Monster (2011). Esta cruda historia sobre el madurar y la adultez que escribió junto con Luci van Org ha sido comparada con Heavenly Creatures y con Daisies,una película checa de cine experimental.

Su cinematógrafo de costumbre Hannes Hubach y a la actriz principal Jella Haase, ganaron Premios del Cine Bávaro gracias a lo que Riemann describe como: “una historia intensa, una película intensa”. El Festival de Cine Alemán abrió con este filme en el MoMA de Nueva York y este también se proyectó en el Festival de Cine de Berlín, en Karlovy Vary y en el Festival de Cine de Taipéi. 

Actualmente, Riemann trabaja en la posproducción de Electric Girl (título provisional), una historia sobre una joven que realiza doblaje de animación japonesa o Anime, y que poco a poco termina por creer que ella es realmente el personaje principal. “Se ve a sí misma como quien debe salvar al planeta; desarrollando superpoderes para poder lograrlo, pero al final se da cuenta de que es bipolar. Mi amiga, quién es la modelo para el personaje, sufre de la peor forma que existe de este trastorno y odia la palabra “bipolar”. Le llama depresión maniaca porque es realmente lo que es: ¡maniático y depresivo! Quiero dedicarle esta película.”

Es mucho trabajo: “Hay mucha animación, muchas acrobacias, efectos especiales, tomas bajo el agua, hay bastante que coordinar, pero la edición está casi lista y quizás termine en abril.” Y debe terminar en abril: “Ya estamos filmando la siguiente película, en junio, una comedia sexual sobre adolescentes que se llama Get Lucky. Trata sobre unos jóvenes que intentan solucionar sus problemas en una casa cerca del mar Báltico.” 

Todas las cosas que forman parte del estilo de Riemann estarán presentes: “Está llena de chistes, es ligera, graciosa pero con un estilo punk, con algo de animación, cruda y atrevida.  ¡Después de todo, yo escribí el libreto! No estaba segura sobre dirigirla pero los productores de Deutschfilm y Rommel Film querían que lo hiciera. Creo que puedo hacer algo un poco más convencional pero todavía tiene su lado obsceno. ¡No puedo cambiar! Y trabajo con mi camarógrafo de siempre, Hannes Hubach.” 

Así que, ¿cómo describir una película de Ziska Riemann? “Tiene elementos visuales muy fuertes, mucha cultura pop. Lollipop Monster tenía videos musicales, Electric Girl tiene animación. Todas mis películas exageran los colores ligeramente, los cómic requieren de un momento especial al final de cada página para hacer que quieras pasar a la siguiente, ya sea un alto total a la acción o algo de información nueva. Mis películas tienen un momento fuerte al final de cada escena. Me gustan mucho los colores, las emociones, la gente salvaje, los personajes fuertes que se expresan, no los callados. Creo que los artistas de cómic se convierten en directores realmente buenos.” Explica. 

El proyecto ideal de Riemann es The Tigress, una novela de Walter Serner, “trata sobre una mujer que vive en París y todos la llaman La Tigresa. Nadie cree que pueda ser dominada o contenida. Entonces aparece un joven que lo intenta y falla. Tiene drama, humor y tragedia porque están enamorados. La leí hace mucho tiempo y quedé muy impresionada. Y claro, me identifico con mis personajes, ¡pero creo que en este punto ya estoy bastante contenida!”.

En colaboración con

 

(Traducción del inglés por Javier Campos)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.