email print share on facebook share on twitter share on google+

CANNES 2018 Quincena de los Realizadores

Ognjen Glavonić • Director

“Camino se hace al andar”

por 

- CANNES 2018: El director serbio Ognjen Glavonić nos cuenta cómo surgió su primer largometraje de ficción, The Load, presentado en la Quincena de los Realizadores

Ognjen Glavonić  • Director

El director serbio Ognjen Glavonić compite en la Quincena de los Realizadores de Cannes con su primer largometraje de ficción sobre un crimen de la Guerra de Kosovo que ya trató, aunque de forma muy diferente, en su documental Depth Two [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
. Glavonić explica a Cineuropa cómo surgieron ambas películas y cómo se influenciaron entre sí.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Por qué decidiste contar esta historia en dos películas? ¿Por qué es tan importante para ti?
Ognjen Glavonić: El problema que trato permanece ausente en el discurso público. No sólo sentía curiosidad por el tema del crimen y el silencio que lo rodea, sino también por la posibilidad de contar la historia de una manera que considero interesante.

Depth Two salió de la investigación que hice para The Load, y lo hice cuando me di cuenta de que era imposible introducir tanto material en una película de ficción porque eran hechos reales. Depth Two cambió la idea original que yo tenía para The Load. Modifiqué el guión y puse el foco en otras cosas y cambié el contexto para evitar cualquier repetición. Quería que esta película fuese una reflexión personal, una amalgama de mis recuerdos e investigación, que a veces chocaron entre sí.

Quería enfatizar el significado de una conversación sobre responsabilidad en lugar de buscar coartadas y señalar al “Otro”. Pienso que en el cine es necesario hablar a, como dijo Pasolini, los jóvenes fascistas, esos que están a punto de convertirse en fascistas: educarlos, enseñarles, sacarlos de su engaño y romper con la mitomanía nacional. Una película debería ser un reflejo de la sociedad, sea cual sea la reflexión que saquemos.

Esta película trata tanto sobre la ciudad, el gobierno y la sociedad en los que crecí como en los que vivo ahora. Pero también sobre Yugoslavia y sus recuerdos, sobre las lecciones que podemos aprender sobre ello, sobre su disolución, y sobre mi infancia y mis experiencias durante el bombardeo de la OTAN. Sobre todo, es una película sobre el tipo de herencia que una generación le deja a la siguiente. Es sobre las historias que la gente no quería o no se atrevía a contar. Es el primer paso a través de la jungla de ruido y mentiras, y como dice Kafka, camino se hace al andar.

¿Por qué decidiste que la película tuviese esta forma, poca guerra y mucho sobre el personaje principal?
No concebí The Load como una película bélica, ni tampoco quería hacer una película de acción. Para mí, era un drama íntimo y personal en el que sentimos las consecuencias de la guerra a través de la cara del personaje principal y no de su entorno. Estaba concebida como una película sobre el protagonista descubriendo lo que lleva en el camión y, con ello, algunas verdades sobre sí mismo como ser humano. 

Quería que el público captase esa sensación de la guerra librándose en un segundo plano y un peligro abrumador que acecha de cerca. No quería cientos de tomas y ángulos de cámara diferentes; era más importante pasar tiempo con el personaje y el sonido del camión para ver lo que él ve y sentir lo que él siente. A través de sus sentidos, quería mostrar cómo era mi país en esa época, sin explicar demasiado el contexto o dar información, mensajes o tesis. Quería mostrar el viaje interior y metafísico de mi personaje pero también de una sociedad en un momento muy específico de su decadencia.  

¿Cómo elegiste a Leon Lučev para el papel protagonista?
Elegí a Leon después de haberlo visto interpretar a diferentes personajes en varias películas buenas. Empezamos a trabajar en la película tres años antes de iniciar el rodaje, y la experiencia que aportó, no sólo a su personaje y a la película, sino también al rodaje, me transmitió a mí, un joven director distraído, una sensación de seguridad. Gracias a él, empecé a creer que quizás todo saldría bien.

(Traducción del inglés por Carolina Benítez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también