email print share on facebook share on twitter share on google+

Damiano y Fabio D’Innocenzo • Directores

“Queríamos aprender de los mejores”

por 

- Los hermanos D’Innocenzo nos hablan de su primer largometraje, La terra dell’abbastanza, y de su próximo proyecto, seleccionado para el lab del Sundance Institute

Damiano y Fabio D’Innocenzo • Directores

La nueva y prometedora pareja de hermanos Damiano y Fabio D’Innocenzo llegan a los cines italianos (el 7 de junio de la mano de Adler) con su primera película, La terra dell’abbastanza [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Damiano y Fabio D’Innocenzo
ficha del filme
]
, estrenada a escala mundial en el último festival de Berlín y candidata a tres Nastri d’Argento, incluido el de mejor primer largometraje.

Cineuropa: Desde su presentación en Berlín hasta las candidaturas a los Nastri d’Argento, anunciadas ayer, ¿cómo habéis vivido estos últimos tres meses?
Damiano D’Innocenzo: A caballo entre las giras promocionales y la escritura de nuestra nueva película. Justamente hoy supimos que nuestro proyecto ha sido seleccionado por el Sundance Institute para participar en un taller que cada año reúne a los autores más interesantes de Europa. Ya tenemos el guion escrito y el rodaje arrancará en enero. Será un western de época femenino, con seis mujeres y cinco hombres, ambientado en el siglo XIX; una película totalmente distinta de La terra dell’abbastanza. Lo que se nos ha dicho por nuestra primera película es maravilloso pero no queremos convertirnos en directores pasolinianos. Aquí nos vuelven a apoyar Pepito Produzioni y Rai Cinema; el presupuesto será muy superior; se hablarán varios dialectos y, en cuanto al reparto, habrá gente famosa y gente totalmente desconocida.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Ninguno de los dos habéis ido a una escuela de cine. Antes de vuestro primer largometraje ni siquiera habíais rodado un corto. La terra dell’abbastanza, sin embargo, es de todo menos un film de dilettanti. ¿Cómo lo habéis conseguido?
Fabio D’Innocenzo:
Hemos visto mucho cine; nuestros maestros son muchísimos. Hemos atravesado diferentes fases, claro, pero cronológicamente diría que son Gus Van Sunt, Takeshi Kitano, John Cassavetes, John Ford, Billy Wilder y Chantal Akerman. Entre los italianos, están Matteo Garrone, Ermanno Olmi, Pietro Germi y Nico D’Alessandria. Sin embargo, no creo que en nuestra película se vean claramente estas influencias. Nuestra inspiración en el plató era más de orden literario o artístico-figurativo, del tipo de la pintura o la fotografía; en particular, Nan Goldin, Francis Bacon…
D. D’I.: Y también nos rodeamos de profesionales consagrados. Los productores a menudo te dicen que para una ópera prima te rodees de gente que está creciendo como tú. Nosotros, sin embargo, queríamos aprender de los mejores. Fotografía, montaje, guion, vestuario… Elegimos a nuestros preferidos. ¿Cómo los convencimos? Les dimos a leer el guion y los abrazamos como a quien se estima.

Vuestra película sigue una línea muy prolífica del cine italiano actual: el neorrealismo centrado en historias de periferia y crimen. Vosotros, al contrario que otros, no hacéis del crimen algo espectacular. Vemos poca sangre. ¿A qué se debe esta decisión?
D. D’I.: Nos gusta la idea de la reticencia como medio cinematográfico. Como el coro del teatro griego, está lejos, no lo ves, pero sabes que está ahí. Aporta mucho suspense y, sobre todo, una poética distinta. Si tienes una historia que funciona, es importante no complicarla. No necesitas espectáculo: la historia elige sus propios ingredientes. Sabíamos que se nos metería en este canon neorrealista, que diría que está bastante de moda. Nosotros escribimos esta película hace seis años. Después llegó Non essere cattivo [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
y ralentizó mucho el proceso de producción porque la asociación era inmediata. La diferencia con respecto a otras películas, tal vez, es que tenemos un rigor extremo: venimos del diseño y la fotografía y ya teníamos un código propio, aunque no hubiéramos hecho cortos antes ni nada parecido.

La terra dell’abbastanza se estrena el 7 de junio en Italia. ¿Qué tenéis previsto hacer después, a escala internacional?
D. D’I.: De las ventas internacionales se ocupa The Match Factory, así que estamos en buenas manos. La cinta ya se ha vendido a infinidad de sitios en todo el mundo, desde China hasta Francia, pasando por los Países Bajos. En América ya están negociando un remake.
F. D’I.: Lo que más sorprende en el extranjero son los actores. Se ha escrito que parece improvisación, lo cual es el elogio más grande que puede hacerse a un actor. Sin embargo, aquí todo estaba escrito. Pensamos que la improvisación es signo de pereza por parte del director porque significa delegar la responsabilidad artística en el actor. Es un enfoque inconexo que puede salir bien o salir mal. Eso no nos vale.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también