email print share on facebook share on twitter share on google+

KARLOVY VARY 2018 Competición Documentales

Guillaume Brac • Director

“El mundo está en este pequeño espacio verde en medio de la ciudad”

por 

- KARLOVY VARY 2018: El cineasta francés Guillaume Brac habla de su documental L’Île au trésor, que compite en Karlovy Vary

Guillaume Brac  • Director
(© KVIFF)

L’Île au trésor [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Guillaume Brac
ficha del filme
]
, presentado en la sección de Documentales de la 53ª edición del Festival de Karlovy Vary (del 29 de junio al 7 de julio) y estrenado en Francia hace algunos días gracias a Les Films du Losange, es el tercer largometraje de Guillaume Brac, después de las ficciones Tonnerre [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
(estrenada en Locarno en 2013 y nominada al premio Louis-Delluc a la mejor ópera prima) y Contes de juillet [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(fuera de competición en Locarno 2017).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Has rodado la ficción Contes de juillet y el documental L’Île au trésor en el mismo lugar, un centro recreativo de la región parisina. ¿Cómo surgió esta idea?
Guillaume Brac: Hace varios años que quería grabar en este entorno y hacer algo más cercano al documental. Es un lugar al que acudía cuando era pequeño, del que conservo recuerdos bastante nítidos y que me parecía cinematográfico y apasionante, en parte por la mezcla de personas en un contexto estival, que permite tratar temas profundos de una forma más ligera. En el marco de un taller, tuve la oportunidad de grabar unas semanas con actores jóvenes del Conservatorio y, como tenía en mente la idea de este documental, pensé que sería buena idea grabar una ficción para apropiarme todavía más de este lugar. Así que decidí grabar primero Contes de juillet, la primera parte del díptico, y el verano siguiente, L’Île au trésor, que podría considerarse un contraplano.

Teniendo en cuenta el carácter transitorio de los visitantes del centro recreativo, ¿cómo elegiste a los personajes?
Es una película que se fundamenta en el placer y el imprevisto del reencuentro. Grabamos durante dos meses y gran parte del trabajo consistió en  pasearse por el centro, conocer a su gente, hablar con ellos. Hay personas a las que sólo vi una vez, otros a los que les pude pedir que volviesen y, por último, los empleados del centro, que aunque estaban allí regularmente, teníamos que ajustarnos a sus horarios. Fueron muchas horas de grabación pero también de montaje para encontrar un hilo narrativo y emocional, y conseguir que la película sea algo más que una juxtaposición de momentos de vida. En ese punto, surge la temática de la infancia, del fin de la infancia, de la juventud y hace eco en el transcurso del verano.

La película tiene un componente de paraíso perdido, muy conectado con la infancia y con ese verano efímero.
He grabado a muchos niños y el vínculo emocional con este lugar está ligado a mi propia infancia. No es casualidad que la película se llame L’Île au trésor. Es un gran campo de juegos y de libertad. Y los personajes adultos también están relacionados con la juventud y la libertad, como ese antiguo profesor que recuerda las excursiones por la isla con sus alumnos. Es como si el verano representara el ciclo de la vida. El otro hilo narrativo es la libertad, transgredir las normas. Me he dado cuenta de que yo había imaginado este entorno como un espacio de libertad en oposición a la sociedad y a sus múltiples reglas, al mundo laboral. ¡Pero en la isla también hay reglas! En parte, el lujo de la juventud es eludirlas. De golpe, la película se convierte en una película sobre ese espíritu poco profundo de recreación de un espacio de libertad.  

También tocas el tema de la inmigración.
Pasar tiempo con las personas que nos encontramos en nuestra vida cotidiana (en el metro o en el tren), pero con las que nunca hablamos; esa gente que trabaja en mantenimiento, repartidores, cajeros, etc., nos da la oportunidad de descubrir quiénes son, de dónde vienen y darnos cuenta de que muchos de ellos tienen vidas complejas y proceden de todo el mundo. El mundo está en este pequeño espacio verde en medio de la ciudad. Hemos incluido dos relatos de exilio en la película pero teníamos decenas, todos magníficos. La película es una manera de tomarse un tiempo para mirar un poco más de cerca a los que viven con nosotros, alrededor de nosotros, pero no siempre con nosotros.

(Traducción del francés por Carolina Benítez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también