email print share on facebook share on twitter share on google+

NIFFF 2018

Rasmus Kloster Bro • Director

"Una película es una cosa física; tiene más que ver con la danza que con la literatura"

por 

- Cineuropa entrevista a Rasmus Kloster Bro, director del sólido y sorprendente debut Cutterhead, que se prestrenó mundialmente en Neuchâtel

Rasmus Kloster Bro  • Director

El director danés Rasmus Kloster Bro se graduó en la escuela alternativa de cine danesa Super16. Su obra incluye ficción para radio, videoclips, instalaciones de vídeo y cortos (Kiss My Brother, de 2010, y Barvale, de 2012), y le ha valido varios galardones. Cutterhead [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Rasmus Kloster Bro
ficha del filme
]
, su debut en el largo, es un thriller potente y claustrofóbico que lleva al público a las profundidades de la obra del metro de Copenhague. La experiencia es extrema, pero decididamente satisfactoria. El film se prestrenó mundialmente en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Neuchâtel 2018. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿De dónde vino la idea de la película?
Rasmus Kloster Bro: En los últimos ocho años, ha habido un gran proyecto de construcción del metro en Copenhague. Es un proyecto realmente gigantesco con una zona de obra inmensa, y ha afectado a todos. Los habitantes de Copenhague han tenido una relación con la obra durante muchos años sin saber realmente qué estaba pasando bajo tierra. Sabía que sería un buen marco para una película, aunque no sabía exactamente qué iba a hacer. Y entonces, junto con mi productor, intentamos averiguar cómo podíamos investigar esa pequeña comunidad. Descubrimos que no había muchas personas de nacionalidad danesa. De hecho, había una elevada proporción de ciudadanos europeos en la obra, convirtiéndola en una especie de súper Europa; me pareció fascinante. Ese fue el punto de partida de la película. 

¿Cómo fue trabajar en un espacio tan confinado? ¿Cómo afrontaste las limitaciones de espacio?
La mitad de la cinta se rodó en localizaciones, bajo el suelo, y luego una parte se grabó en un estudio.Hicimos muchos viajes ahí abajo. Hubo una larga fase de improvisación con la actriz principal (Christine Sønderris), así como con Krešimir Mikic (que interpreta a Bharan) y algunos albañiles locales. Fuimos allí muchas veces, igual 14 o 15, con los trabajadores, y también con los agentes de seguridad que nos ayudaron a prevenir lesiones. Hacer la película fue realmente incómodo. No podías sentarte en ningún sitio, porque todas las superficies eran curvas. Cada vez pasábamos 10 o 12 horas bajo el suelo, y era muy raro, era como estar en otro planeta.

¿Por qué elegiste un tema tan inusual para tu primera película? ¿No temías que se etiquetara como director "de género"?
Bueno, diría que el "género" me encontró a mí. Mirando atrás, me doy cuenta de que las películas que me influían de niño eran las más fantásticas. Es algo que llevo dentro de mí. No forma parte de mi identidad ser un cineasta que hace películas de terror o de acción, pero cuando vimos la tuneladora, me sentí como si estuviera en una nave espacial o un submarino, y me pareció evidente que teníamos que hacer una película de género. No sé si me daba miedo hacer un film de género, pero ahora sé con certeza que no me lo da. Para mí, una película es una cosa realmente física; tiene más que ver con la danza que con la literatura, por ejemplo, y el "género" me dio otra manera de expresarlo.

¿Fue difícil encontrar el apoyo financiero para producir la película?
¡Nos han mimado! En el Instituto de Cine Danés, tienen un programa llamado New Danish Screen, que está completamente financiado. Presenté mi idea de hacer una película ambientada en la obra del metro, sin ninguna historia, solo la ambientación. Recibimos 500.000 coronas danesas (unos 67.000 euros) del programa, lo cual nos permitió empezar a hacer bocetos visuales del espacio físico del film.

¿Hay un aspecto político subyacente en la película?
¡Por supuesto! La obra del metro es como una versión condensada de Europa, y en esa versión condensada, hay unos pocos que tienen muchos privilegios: un contrato de seis a diez años, un piso, un buen hogar en la ciudad y la familia cerca... Luego tienes a los obreros especialistas, como Ivo. Tienen contratos de medio o corto plazo, y aunque están bien pagados, deben estar lejos de sus familias. Y luego tienes lo que se llama la fuerza de trabajo, que básicamente es la mano de obra más barata que puedes conseguir en Europa. En su mayoría, son inmigrantes contratados en Irlanda o Portugal. Yo no juzgo, solo muestro cómo funcionan las cosas. La pequeña comunidad de la obra representa cada escalafón de la pirámide. En Dinamarca, nos vemos a nosotros mismos como una sociedad igualitaria, lo cual ya no es cierto. La brecha entre los ricos y los pobres está haciéndose cada vez más grande, y eso es una parte esencial de la película.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también