email print share on facebook share on twitter share on google+

KARLOVY VARY 2018 Fuera de competición

Benjamin Tuček • Director

"Fuimos el primer equipo en rodar en la Estación de Investigación del Desierto de Marte"

por 

- KARLOVY VARY 2018: Cineuropa habla con Benjamin Tuček sobre su ambicioso proyecto Trash on Mars, una comedia de ciencia ficción y reflexión sobre la colonización interplanetaria

Benjamin Tuček  • Director
(© KVIFF)

El prolífico guionista y director checo Benjamin Tuček presentó su último proyecto, Trash on Mars [+lee también:
tráiler
entrevista: Benjamin Tuček
ficha del filme
]
, en el reciente Festival de Karlovy Vary. Se trata de su segundo trabajo como director, tras el film de 2002 Girlie. Cineuropa habla con él sobre el carácter poco ortodoxo del proyecto, el proceso de rodaje y las ambiciones humanas de colonización interplanetaria. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Cuentas con un portfolio bastante variado: has escrito y dirigido largos de ficción, documentales y series televisivas y de internet. ¿Qué te llevó a hacer Trash on Mars?
Benjamin Tuček: Al Dr. Ondřej Doule, un ingeniero de sistemas y arquitecto espacial, se le ocurrió la idea de una expedición a Marte. Queríamos aprovechar su experiencia en el Kennedy Space Center de la NASA y de su trabajo en el Florida Institute of Technology en una película, con el objetivo de promover los vuelos a Marte. Progresivamente, el núcleo de la futura película empezó a tomar forma con la participación del grupo de teatro de Praga Vosto5. 

Trash on Mars es una cinta híbrida que mezcla la ciencia ficción con elementos existencialistas, la comedia absurda y una reflexión sobre la colonización interplanetaria, pero también sobre la esencia del ser humano. ¿Por qué elegiste este formato?
Tu pregunta tiene que ver con lo que estábamos intentando conseguir. Yo buscaba un marco que me permitiera narrar una historia sobre temas más serios, como la colonización, la contaminación espacial, la explosión de población y el saqueo de recursos naturales, pero usando la hipérbole y el humor absurdo. La colonización está vinculada al genocidio de pueblos indígenas y el saqueo, y no hay ninguna razón por la que nuestra llegada a otros planetas no implique las mismas cosas. Entonces surge la cuestión de por qué la humanidad quiere colonizar otros planetas si es incapaz de vivir en paz y armonía en la Tierra.

¿Cómo fue la experiencia de rodar en la Estación de Investigación del Desierto de Marte, en Utah?
El incentivo del proyecto era poder rodar en Estados Unidos, en el desierto, en un simulador real. Fuimos el primer equipo en rodar en esta estación de investigación. Estábamos ensayando situaciones del guion provisional en una de las salas de ensayo de Vosto5, y empezamos a reunir material, atrezo y vestuario. Reservamos un vuelo a Colorado en un tiempo récord. Los de la tienda de alquiler de luces de Denver probablemente no habían conocido nunca a checos que quisieran alquilar equipo Kino Flo, Dedolight o HMI. Por aquel entonces, estaban prestando sus servicios a Tarantino, pero nos recibieron con los brazos abiertos y cubrieron con luces una mesa plegable. Salimos a la carretera en una caravana y una furgoneta. El camino hasta "Marte" atraviesa el Salvaje Oeste; por eso Marte no es rojo en nuestra película, sino que parece la frontera americana.

¿Por qué elegiste a un robot como narrador?
Nuestro film se ambienta en una época en la que ya no está de moda volar a Marte. Bot, un robot obsoleto, mantiene la Estación de Investigación de Marte en un estado de emergencia. Pero el robot no quiere seguir estando solo. ¿Puede ser celosa la inteligencia artificial? Me fascinaba la idea de cómo narraría un robot obsoleto una historia como esa. Estábamos rodando en una estación de investigación aislada, en medio del desierto. Respetamos las reglas de la investigación espacial con los actores y nuestro pequeño equipo: el idioma oficial era el inglés, pero las conversaciones privadas eran en checo. Esta sencilla regla inspiró el diálogo. Usamos la apariencia decadente y destartalada de la estación en nuestra historia, y eso también sirvió de inspiración para el personaje del narrador. Entonces surgió un romance cósmico, con toques de comedia absurda: la reflexión existencialista de un robot sobre la colonización del espacio. La inteligencia artificial tendrá un papel cada vez más importante en el futuro próximo. En nuestra película, la IA todavía tiene atributos humanos: puede ser cruel y también sentimental, y tiene sentido del humor y, quizás, empatía. 

¿En qué estás trabajando ahora?
Me gustaría hacer una película titulada Radio Stalin, sobre los comienzos de la primera cadena de radio independiente de Checoslovaquia, Radio 1.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también