email print share on facebook share on twitter share on google+

Sandra Hueller • Actriz

Ha nacido una estrella

por 

- Sin duda, el año 2006 empezó bien para Sandra Hueller, de 28 años, cuando la industria cinematográfica alemana descubrió una nueva estrella reluciente en su firmamento

Sandra Hueller • Actriz

Todo empezó en enero, con el premio Bavarian Film Award a la Mejor Actriz Revelación por su interpretación en el nuevo largometraje de Hans-Christian Schmid, Réquiem (el exorcismo de Micaela) [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Hans-Christian Schmid
entrevista: Hans-Christian Schmid
entrevista: Sandra Hueller
ficha del filme
]
, y, un mes más tarde, fue el brindis de la Berlinale cuando el Jurado Internacinal, dirigido por la legendaria actriz británica Charlotte Rampling, la premió con el Oso de Plata a la Mejor Actriz. Entonces, a mitad de mayo, los más de 750 miembros de la Academina Alemana de Cine proclamaron a Sandra como la ganadora del Lola de Oro a la Mejor Actriz -junto a otros cuatro Lolas para la película de Schmid aquella noche.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

A pesar de su corta edad, Sandra posee ya un buen historial en el mundo del teatro alemán. En 2003, fue nombrada Actriz Revelación del Año por el Theater Heute, y ha ido de un triunfo a otro en sus cuatro años en el mundo del teatro en la ciudad suiza de Basilea. Mientras crecía en Turingia, el hecho de que algún día se dedicara a una profesión distinta a la de actuar no formaba parte de ningún gran plan: "Trabajé en el taller de teatro de la escuela y, realmente, disfrutaba, pero nunca pensé que ello pudiera ser mi profesión. Era más un hobby que otra cosa". Se presentó a la Ernst Busch Acting Academy de Berlín y fue aceptada para comenzar sus estudios en 1996. "Era un régimen muy duro, pero una buena preparación para perfeccionar nuestras habilidades de actor", dice Sandra volviendo la mirada a su época en Ernst Busch, a la que siguió su primer compromiso bajo la batuta de Claudia Bauer en el Theaterhaus Jena durante dos años antes de convertirse en 2002 en miembro del conjunto en Basilea.

Desde sus días de estudios dramáticos, Sandra ha participado esporádicamente en el cine con papeles en cortometrajes. "Cuando estaba en el teatro, durante las vacaciones de verano aprovechaba el tiempo para adquirir experiencia delante de la cámara", explica. "El contacto con los cineastas llegó a través de mi agente o de amigos que también habían trabajado en películas durante sus estudios". "Yo llegué a Requiem por la vía clásica", continúa Sandra, "me enviaron el guión y quedé varias veces con Hans-Christian Schmid durante el verano para hablar del papel". Los espectadores ajenos a la película deben pensar que este trabajo habrá sido particularmente angustioso para la actriz. "No hay ninguna escena en particular que planteara un reto especial", comenta Sandra, "el reto siempre ha estado ahí en el conjunto de la película. Pero recuerdo el rodaje como un periodo agradable y con un increíble equipo de gente con la que Hans-Christian ha compartido el trabajo en cada una de sus películas". La actriz llena de elogios al joven director polaco de fotografía Bogumil Godfrejow, que daba vueltas al plató cámara en mano fijada en la acción. "Siempre se puede confiar en él, lo toma todo", apunta Sandra. "Siempre está ahí, sin embargo no se imponía sobre ti como sientes a veces con otros cámaras. Y era extremadamente rápido y no necesitaba mucho tiempo para coger la cámara para la próxima escena".

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también