email print share on facebook share on twitter share on google+

Philippe Leclerc • Director

"¡Estamos muy lejos de Yul Brynner!"

por 

- Antiguo animador, entre otro, en El rey y el pájaro de Paul Grimault, luego asistente de René Laloux, Philippe Leclerc fundó y dirigió el estudio Praxinos de 1992 a 2004

Philippe Leclerc • Director

Después de haber realizado en 2003 su primer largometraje, Los chicos de la lluvia, se lanzó en la aventura de La Reine Soleil [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Léon Zuratas
entrevista: Philippe Leclerc
ficha del filme
]
.

Cineuropa : ¿Por qué haber aceptado realizar La La Reine Soleil ?
Philippe Leclerc : Estaba terminando Los chicos de la lluvia en Seúl cuando Léon Zuratas me preguntó si me interesaba. Egipto me apasiona desde la infancia y me interesé aun mas bajo el ángulo místico, a través del grupo de música Magma en los años 70. Sin ser un especialista, también me siento fascinado por el lado gráfico y plástico de Egipto desde mis estudios en Bellas Artes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Ha modificado el guión?
No conocía la novela de Christian Jacq y comencé a trabajar sobre una primera adaptación de Gilles Adrien que se concentraba demasiado en un género estrictamente de aventuras para una franja de edad especifica. Yo quería aportar un poco más de magia, de místico, de religioso. Entonces inyecté esta materia misteriosa y el filme tiene diferentes capas de lectura para toda la familia.

¿Cuál fue el personaje que más lo inspiró?
Akhenaton. Habría querido desarrollarlo aún más, pero existen dificultades comerciales ya que el dibujo animado se considera sobre todo como un producto para los jóvenes y en particular muy jóvenes. A pesar de todo, intenté explotar a este personaje con su lado un poco loco, místico, o incluso su androginia (considerado como padre y madre del Egipto y llamado el asexual por los sacerdotes). ¡Estamos muy lejos de Yul Brynner! Quería también tratar la relación que una hija podía tener con un padre un poco "chiflado", una niña que se encuentra en medio de padres divorciados, una situación totalmente contemporánea.

¿Cuáles fueron sus elecciones sobre el plano visual?
No quería tratar el arte egipcio como se lo representa habitualmente. Intenté ir gráficamente hacia una interpretación de este arte que es para mi extremadamente moderno o incluso muy purificado en líneas, la simplificación de la forma que me hace pensar al Arte Déco. Quería escaparme del lado bombero, hollywoodiano, llamativo.

¿Cómo se llevo a cabo la fabricación en Hungría?
Es una lástima que no se pueda producir correctamente en Francia. Los equipos locales no siempre se sienten 100% involucrados sobre la película. La experiencia en Hungría fue difícil. Era necesario no sólo encontrar las buenas competencias, sino que además los profesionales húngaros están obligados a menudo para subsistir de ejercer varias actividades al mismo tiempo, lo que es muy complicado de administrar. Producir en Francia me parece con todo posible, el problema es la utilización del dinero. Los presupuestos a veces colosales de las películas de dibujos animados no se encuentran en la imagen por falta de organización y debido a la ausencia de estudio en Francia.

¿Qué piensa del lugar del cine de animación?
No es considerado como un género cinematográfico, sino que es clasificado a parte. Nadie compara por ejemplo una película de Sautet a un Spielberg. En live action, eso no se hace, pero en animación, sí : se compara Kirikou a Bienvenidos a Belleville [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
o a Shrek. La moral está también muy presente: no se puede hacerlo todo, ni mostrarlo todo como la desnudez por ejemplo. Así se me había pedido no desentonar con una determinada realidad histórica (mobiliario, tejidos...), y me di cuenta que en la época en Egipto, la gente estaba ligeramente vestida. Mi primer modelo de Akhesa mostraba un seno aparente, el de una niña de 12-13 años y un año después de la aprobación de estos modelos, la producción me pidió cubrir este pecho, revisar los dibujos, poner en colores, recomponer... Mientras que los niños tienen una lectura inmediata de la imagen y no piensan inevitablemente mal. Es un pensamiento de adultos que se proyectan sobre el mundo de los niños con sus bloqueos, mientras que en televisión productos de animación muy vanguardistas divierten mucho a los niños. No se trata no de ser grosero y provocador, sino, pienso que se puede tratarlo todo en animación, incluidos temas de sociedad muy serios.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también