email print share on facebook share on twitter share on google+

Léon Zuratas • Producer

Los arcanos de una coproducción europea

por 

- Convertido en productor independiente después de sus comienzos en United Artists en 1965...

Léon Zuratas • Producer

Convertido en productor independiente después de sus comienzos en United Artists en 1965, Léon Zuratas produjo entre otro Oviri de Henning Carlsen en 1986 antes de lanzarse en la animación con Gandahar de René Laloux en 1988 y Los chicos de la lluvia de Philippe Leclerc en 2003.

¿Cuándo comenzó la aventura de La Reine Soleil [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Léon Zuratas
entrevista: Philippe Leclerc
ficha del filme
]
?

En 2000, mi socio productor Philippe Alessandri me recomendó la novela La Reine Soleil de Christian Jacq sugiriendo que podría ser objeto de un largometraje de animación. A la lectura, me sentí entusiasmado y en enero de 2001 escogí una alternativa bastante costosa sobre los derechos en las Ediciones Julliard. El contenido nos interesaba, pero también la notoriedad del escritor. Propuse naturalmente el proyecto a Philippe Leclerc con quien ya había trabajado dos veces y lanzó la producción a finales de junio 2004.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Cómo reunió el presupuesto de 5,3 M€ ?
Presenté el proyecto a los productores habituales y France 3 Cinéma se comprometió (450.000 euros, 50% en coproducción, 50% en pago adelantado), así como Canal +. También recurrimos a Rezo Films como coproductor (15 %), distribuidor Francia y vendedor internacional. El anticipo sobre ingresos se nos rechazó bajo el motivo que el guión era de calidad pero demasiado comercial y que encontraríamos fácilmente financiaciones en el extranjero. Pero las películas de dibujos animados no se montan en el extranjero, se coproducen con tax-shelter cuando se encuentra y es necesario a veces hacerlo a medida de la producción, lo que es muy aleatorio. Entonces entraron en coproducción Cinemon (Hungría) para toda la fabricación que se desarrolló hasta octubre de 2006 y Y.C. Aligator Film (Bélgica) para la postproducción.

¿Cuál es su balance de esta experiencia europea?
La colaboración con Cinemon resultó decepcionante, incluso perjudicial, la productora nos creó numerosos problemas. Afortunadamente, el compositing fue tratado formidablemente por la sociedad magiar GreyKid y debo también destacar el trabajo de algunas estrellas locales de la animación, en particular Peter Temke. Pero el equipo francés de Philippe Leclerc debió asumir la mitad del story-board (que debía hacerse íntegramente en Hungría), un tercio de los lay-out y una grande parte del model pack. Se va al extranjero para ahorrar y el tax shelter húngaro funcionó muy bien, pero los estudios son estructuras difíciles a hacer funcionar. Estos se constituyen como consecuencia de una ola de entusiasmo financiero para países que tienen una historia artística (talentos locales en la animación y en la toma de vista real) a precios tres o cuatro veces menos caros. Pero el desarrollo de estos estudios genera gastos generales enormes y corren el riesgo de quebrar sin operaciones regulares. Por esta razón los estudios desaparecieron en Francia donde tenemos a pesar de todo animadores extremadamente talentosos.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también