email print share on facebook share on twitter share on google+

Antonello Grimaldi • Director

El desconcierto del hombre moderno

por 

- Ha salido victorioso del reto de realizar una película basándose en un libro que se desarrolla dentro de un coche aparcado

Antonello Grimaldi • Director

“Mi objetivo era representar el desconcierto del hombre moderno ante la imposibilidad de respetar un luto, al no poder utilizar ni un rito religioso ni uno laico”. El director Antonello Grimaldi ha salido victorioso ante el reto de trasladar a la gran pantalla una novela tan llena de digresiones, como confirma el guionista Francesco Piccolo, que, junto a Laura Paolucci y Nanni Moretti, se ha encargado de “hundir sus manos en la espina dorsal de la narración, para dar con la trama principal sobre la cual construir tanto el personaje principal como el mundo en el que vive”. El objetivo, por tanto, era hacer que la película fuese la adaptación más sencilla posible de la novela.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

“La labor de simplificación del guión ha sido de gran utilidad”, dice Grimaldi. “El gran reto ha sido lograr escenificar toda la película a través de un hombre sentado en una plaza. Mucho más cinematográfico, desde luego, que el interior de un coche que servía de escenario para el libro. Habría sido muy difícil hacer catorce escenas distintas dentro de un coche aparcado”.

La presencia de Nanni resulta omnipresente pero sobre la supuesta "morettización" de su película, Grimaldi tiene una opinión completamente opuesta: “En todo caso diría que ha sido Moretti el que se ha “palladinizado” (el nombre del personaje protagonista es Pietro Palladini), ya que en este personaje hay mucho del Michele Apicella de los primeros trabajos de Moretti".

Dos elementos muy importantes de la película, pero muy distintos entre ellos, son los dos personajes femeninos: “Eleonora y Marta son dos personajes opuestos. Eleonora es casi metafísica, y es el motor de la historia. Si Pietro no la hubiera salvado de la muerte, no hubiera habido ninguna historia que contar, y además es ella que lo saca del luto. En cambio, Marta habla con el protagonista, le cuenta todo lo que hace y piensa, volviéndolo a poner con los pies en la realidad”. La muy comentada escena de sexo entre Moretti y Ferrari llega sin que nadie se lo espere. “Ha sido una libertad del guión. Representa el renacer de Pietro, tras el luto, y decidimos que fuera de repente porque de hecho su curación ocurre de ese modo”.

Grimaldi se ha referido a su obra como una película rock, a pesar de que trate un tema de cine de autor y de que cuente con la presencia de un cineasta como Moretti: “El caos calmo es como un concierto de rock. Le he dado mucha importancia a la banda sonora. En el libro, el grupo Radiohead habla con el protagonista a través de los textos de las canciones. Además, Procacci es el productor italiano que más cuida la música así que me he aprovechado para adquirir los derechos de tres canciones de Radiohead, Rufus Wainwright y Stars, de manera que hemos podido editar las escenas basándonos en la música. Creo que son las mejores escenas de toda la película. Paolo Buonvino se ha ocupado de componer el resto de la banda sonora y ha intentado acercarse a la sonoridad de esas canciones. Acordes breves y minimalistas que se abren al final”.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también