email print share on facebook share on twitter share on google+

The Reverse

por 

- Una ópera prima polaca alabado por la crítica y ganadora de varios premios en Gdynia, un Gran Premio en Varsovia y una selección en la carrera por el Oscar 2010

The Reverse

Incluso antes de su estreno, The Reverse [+lee también:
tráiler
entrevista: Agata Buzek - actriz
entrevista: Borys Lankosz
ficha del filme
]
, el primer largometraje de ficción de Borys Lankosz, debutó excepcionalmente: siete estatuillas de los Leones de Oro en el festival del cine polaco de Gdynia, Gran premio del festival internacional de Varsovia y una selección como candidato polaco en la carrera por el Oscar a la mejor película en lengua no inglesa. Una inesperada avalancha de distinciones acompañada por el entusiasmo de público y crítica (“el creador de la nueva Escuela Polaca de Cine”, “la esperanza del nuevo cine polaco”, “el verdadero descubrimiento de los últimos años”, “un realizador fenomenal”). Una de las críticas de la revista Film comparó a Borys Lankosz al maestro del cine polaco Andrzej Munk (1921-1961; realizador entre otros de Bad Luck y Eroica). Aunque pueda crear polémicas, esta comparación no carece de fundamentos. En efecto, The Reverse es la primera película producida, catorce años después, por el legendario estudio KADR que dio nacimiento a la generación de la famosa Escuela Polaca (Andrzej Munk, Jerzy Kawalerowicz, Janusz Morgenstern, Andrzej Wajda, Kazimierz Kutz). Así, pocos observadores pueden negar que The Reverse, dirigida por un director relativamente joven, 36 años, se presenta como el trabajo de un cineasta con experiencia que demuestra al mismo tiempo una aguda conciencia creativa, un gran sentido de la forma cinematográfica y que colma las expectativas de un público exigente.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El inicio de The Reverse, el guión, ya es una etapa muy exitosa. Su autor, Andrzej Bart, que es considerado uno de los más importantes escritores polacos contemporáneos, construyó una historia compleja, con varios significados. Borys Lankosz, que supo aprovecharse con destreza, invita al espectador a una especie de juego con el cine, la narración, los géneros (del melodrama a la comedia negra, pasando por el thriller). “Un guión que hace trabajar la imaginación”, como reconoció Marcin Dorociński, protagonista masculino de la película.

Sin embargo, a primera vista la trama parece banal: tres mujeres de tres generaciones distintas buscan el marido ideal para Sabina (Agata Buzek), la más joven, una redactora de treinta años. Una búsqueda difícil, ya que los candidatos no responden a las expectativas. Hasta el día en que Sabina conoce a un hombre encantador y enigmático (estilizado a la manera de Humphrey Bogart). Un encuentro en torno al cual va a girar la acción de la película.

La estilización constituye por otra parte un elemento muy importante en The Reverse ambientada en los años 50 en la Varsovia socialista. Las imágenes, en un blanco y negro realizado por Marcin Koszałka, el universo de la época minuciosamente reconstituido en el estudio, los trajes, el maquillaje y la atmosférica música jazz de Włodek Pawlik hunden en numerosas ocasiones al espectador en un viaje retrospectivo hacia el expresionismo alemán, el clásico de cine negro, Hitchkock o incluso Delicatessen, de Caro y Jeunet, para formar finalmente un conjunto que parece un verdadero himno al Séptimo Arte.

Pero lo que intriga en The Reverse no es sólo su forma refinada sino también (y sobre todo) el juego intelectual. El realizador invierte los géneros, pero también la percepción habitual de la Historia y los clichés sobre un destino humano determinado por la realidad de la época. Borys Lankosz revela los pilares del funcionamiento del sistema comunista: la mentira, el compromiso, la perfidia. Al mismo tiempo, no utiliza la perspectiva de un héroe, sino un lenguaje sincero, auténtico y sin pretensión. El “monumento de bronce”, esta visión clásica de la historia sobre fondo de sufrimiento y sacrificio heroicos, se invierte literalmente gracias a la ironía sabia, al humor y al arte de la imagen.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.