email print share on facebook share on twitter share on google+

Las Vidas Posibles De Mr. Nobody

por 

- Una hermosa historia de amor narrada a través de distintos niveles a lo largo de un viaje no lineal por el espacio y el tiempo

Las Vidas Posibles De Mr. Nobody

Hay un poco de todo en esta superproducción dirigida por Jaco Van Dormael, el director de Totó el héroe y El octavo día. Todo el imaginario de ciencia ficción de más de cien años de cine. Y todas las películas que han declinado de modo original el tema del espacio y el tiempo, de Dos vidas en un instante de Peter Howitt a Corre, Lola, corre de Tom Tykwer pasando por Olvídate de mi de Michel Gondry.

Sin embargo, Las Vidas Posibles De Mr. Nobody [+lee también:
tráiler
entrevista: Jaco Van Dormael
entrevista: Jaco Van Dormael
ficha del filme
]
, en competición en el Festival de Venecia, un grandioso esfuerzo que ha costado nada menos que 50 millones de euros a su productor Philippe Godeau, unas veinte televisiones francesas, fondos alemanes, el Programa MEDIA, el gobierno belga y varias instituciones canadienses, no ofrece nada nuevo al espectador. El exagerado aparato visual acoge en su seno una hermosa historia de amor, narrada según los dictados del melodrama clásico, que consigue conjugar de manera muy convincente con las complejas teorías del guión, escrito por el mismo Jaco Van Dormael, en varios niveles de narración distintos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Seguimos de este modo la historia de Nemo (Jared Leto) que, a partir de la decisión tomada cuando tenía nueve años de quedarse con su padre o con su madre, ve cómo toda su vida cambia. En un incesante ir y venir a través del tiempo, Las Vidas Posibles De Mr. Nobody enumera las infinitas posibilidades que se abren en la vida del protagonista. Las relaciones con tres mujeres distintas (Sarah Polley, Diane Kruger y Linh-Dan Pham) que mantiene o que podría haber tenido. Del mismo modo que los múltiples y siempre distintos sucesos. Una narración muy confusa donde todo se confunde pero donde todo cobra un sentido al final, al volver a encontrar el amor verdadero. El círculo del melodrama se cierra, tras habernos mostrado todo el amor del mundo.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.