email print share on facebook share on twitter share on google+

Le quattro volte

por 

- Una película italiana fuera de lo común, ganadora del Europa Cinemas Label en la Quincena de los Realizadores del Festival de Cannes 2010

Le quattro volte

Hay un territorio cinematográfico, entre el documental y la ficción, la poesía y la realidad, que algunos realizadores visitan para “interrogarse sobre el lenguaje cinematográfico y empujarlo más allá”, como ha explicado a Cineuropa Philippe Bober (leer entrevista), de la compañía de ventas internacionales Coproduction Office. En su catálogo destaca Le quattro volte [+lee también:
tráiler
entrevista: Michelangelo Frammartino
entrevista: Savina Neirotti
ficha del filme
]
, del italiano Michelangelo Frammartino, seleccionada como parte de la Quincena de los Realizadores. Frédéric Boyer, nuevo delgado general de esta sección, la ha definido en otra entrevista como “una obra suntuosa casi documental, un viaje poético en la tierra de Ermanno Olmi.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película, producida por Vivo Film, candidata en 2007 en el Atelier del Festival de Cannes, recuerda también el cine de otro gran maestro del documental italiano, Vittorio De Seta. En 1959, De Seta rodó el corto I dimenticati, sobre la fiesta del árbol que se lleva a cabo desde tiempos inmemoriales en un pueblecito en Calabria, Alessandria del Carretto.

Frammartino, nacido en Milán de padres calabreses, regresó a filmar aquel antiguo rito, convirtiéndolo en una de las cuatro historias que componen su obra.

Como una secuela ideal de su precedente filme Il dono, ambientado en Calabria, el realizador filmó sucesivamente al hombre, el animal, la vegetación, el polvo, relacionando las historias en un recorrido circular. Un anciano pastor que para curar la tos ingiere el polvo recogido en el piso de una iglesia, al morirse deja el lugar al nacimiento de un cabrito, que crecerá hasta aventurarse del establo al prado. Un gigantesco abeto situado en la plaza del pueblo, después de haber sido utilizado como una cucaña, será llevado al cantero de los carboneros y terminará en cenizas. “En el relato, me interesaba dar dignidad a lo que generalmente permanece como trasfondo”, dijo el director.

Diplomado de la Civica Scuola de Cine de Milán y con experiencia en las video-instalaciones experimentales de Video Azzurro, Frammartino con su geometría pitagórica aplicada a planos fijos y lentos movimientos de cámara, se inspira en Abbas Kiarostami, Andrei Tarkovski, Tsai Ming-liang, Béla Tarr. “Calabria me ha influenciado mucho a nivel cinematográfico por su concepto de espacio: es un lugar impracticable, donde la división entre interno y externo es confusa. Esto ha inspirado mis encuadres".

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.