email print share on facebook share on twitter share on google+

When We Leave

por 

- Uma desgarradora ópera prima ganadora del Premio LUX 2010 del Parlamento Europeo y que se ha hecho con el Label de Europa Cinemas de la sección Panorama de la Berlinale

When We Leave

La sección Panorama presenta este año la ópera prima del alemán Feo Aladag, When We Leave [+lee también:
tráiler
entrevista: Feo Aladag
entrevista: Feo Aladag
ficha del filme
]
, que se caracteriza por una gran belleza y una dirección tan magistral que habría podido participar en la competición.

A partir del momento en que decide abortar, al inicio de la película, y a pesar de su inmenso instinto maternal, nos damos cuenta de que la bella Umay es una heroína fuerte que sufre al romper con el papel que le asigna su cultura de origen, una ruptura que pasa por varias etapas. La película narra así el destino conmovedor de la joven, (magníficamente interpretada por Sibel Kekilli que ya se rebelaba contra las tradiciones turcas en La esposa turca de Fatih Akin), a partir del momento en que deja Estambul para proteger a su hijo de los golpes de un marido a quien ella misma no desea ya a someterse y regresa con su familia, instalada en Alemania (un viaje que Akin ha hecho en el sentido opuesto en Al otro lado [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Fatih Akin
entrevista: Klaus Maeck
ficha del filme
]
).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Desgraciadamente, en esta familia donde el tono también sube fácilmente, la rebelión de Umay (a pesar de todo sobria y controlada) es considerada por el padre y el más violento de sus hermanos, como una vergüenza para todos. “Si solamente fueras un muchacho”, le dice su padre, que tiene dificultad a obedecer al imperativo categórico de las tradiciones pero no tiene otra opción que acatarse, así como los otros, incluidos sus mejores aliados, su madre, su hermana y su hermano menor, cuya falta de autoritaria brutalidad hace decir al padre que no actúa como un hombre.

Umay se encuentra acorralada, obligada a huir de nuevo, de aquellos a quienes quiere a pesar de todo, para evitar las represalias y la violencia de los hombres de su familia y ahorrarles el oprobio en su comunidad. En el centro para mujeres maltratadas donde encuentra un refugio temporal, se siente sola, sin el amor de sus seres queridos, y el espectador, conmovido por el rostro tranquilo y puro de madona de Umay, sobre quien se fija detenidamente la cámara, y las miradas de una suavidad infinita que intercambia con su hijo, llega naturalmente a compartir su desasosiego.

Ya que el retrato de esta familia turco-alemana no es maniqueo o sin ternura, esperamos, como Umay, que cuando deba elegir entre la comunidad y ella, su familia la elegirá. En efecto, su determinación de proteger a su hijo sólo es comparable a la perseverancia con la cual sigue intentando en vano reconciliarse con su familia. Lo que Umay elige, es el derecho a elegir, ir contra la docilidad y la aceptación a ciegas de las normas a las cuales su familia se aferra (“las cosas no siempre son como queremos”, afirma su madre resignada) y continuar a escuchar su corazón.

Aquí, la realizadora destaca la absurdidad de una elección que no se debería tener que hacer pero, al mismo tiempo, indica su irrevocabilidad. Realizamos así, después de haber esperado tanto que le vaya bien a Umay que la película es menos la historia de una liberación que una verdadera tragedia, y la mujer sola con su hijo contra el mundo del principio, terminará por alejarse sola, con su hijo en los brazos. Aquí, no hay “otro lado”, el destino de una esposa turca sigue siendo el mismo en las dos orillas del Mar Negro.

When we leave es además la película ganadora del Premio LUX 2010.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.