email print share on facebook share on twitter share on google+

Noi credevamo

por 

- El destino de tres jóvenes revolucionarios durante la lucha por la Unidad de Italia. Una obra histórica con ecos contemporáneos que fue presentada en Venecia en 2010

Noi credevamo

La muy esperada película italiana de la Sección Oficial en competición del Festival de Venecia 2010, Noi credevamo [+lee también:
tráiler
entrevista: Mario Martone
entrevista: Mario Martone
ficha del filme
]
, de Mario Martone, es un viaje de 170 minutos a lo largo de la historia italiana del siglo XIX a través de las vidas de tres muchachos del sur del país. Inspirada libremente en hechos reales y en la novela homónima de Anna Banti, revela vínculos evidentes con el presente. “Noi credevamo se construye sobre hechos rigurosamente históricos”, explica Martone en la rueda de prensa. “Quisimos que fuera el espectador el que crease la relación con el presente. No queríamos hacer un guiño a la actualidad, sino revivir el lenguaje del siglo XIX, explorando nuestro presente".

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Para hacer más evidente esta relación con la actualidad, el director recurrió sin embargo a algunas soluciones visuales: un moderno garaje, una cárcel usada en los años 70 para los terroristas comunistas, uno de los edificios que arruina las costas del sur.

El guionista Giancarlo De Cataldo evoca las investigaciones hechas entre innumerables documentos sobre la base de los cuales “construimos esta historia hasta el punto de sentirnos transportados en esta época, sin prejuicios”. El tema de la unificación de Italia trae en general dos observaciones opuestas: algunos la ven como la empresa heroica de hombres jóvenes y guapos que combatieron por la unidad (mientras que distintas facciones se enfrentaban entre ellas) y otros la ven como una “estafa” a costa de una población que no quería liberarse y adoraba a los reyes borbones y a los papas.

En la película, después de la salvaje represión de los Borbones en los levantamientos de 1828, a los cuales participan sus familias en el Cilento, Domenico, Angelo y Salvatore deciden adherirse a las Juventudes italianas de Giuseppe Mazzini. Sus destinos como conspiradores y revolucionarios son narrados en cuatro episodios, hasta la unidad del país, a través de las insurrecciones, atentados contra la monarquía, expediciones de Garibaldi, largas detenciones y ejecuciones. Todo ello bajo la música de Hubert Westkemper y también de Verdi, Bellini y Rossini, dirigida por Roberto Abbado.

Para narrar a partir de qué tragedias, conflictos y divisiones nació Italia, Martone eligió a tres jóvenes promesas del cine (Andrea Bosca, Edoardo Natoli, Luigi Pisani), actores emergentes (Michele Riondino, Stefano Cassetti, Guido Caprino, Peppino Mazzotta, Giovanni Calcagno) y consagrados (Luigi Lo Cascio, Valerio Binasco, Luca Zingaretti, Andrea Renzi, Luca Barbareschi, Fiona Shaw, Renato Carpentieri, Ivan Franek, Franco Ravera, Roberto de Francesco. Toni Servillo interpreta a un Giuseppe Mazzini austero, mientras que Francesca Inaudi y Anna Buonaiuto desempeñan el papel de Cristina di Belgiojoso, en cuyo salón parisiense se reunían todos los intelectuales y exiliados.

Producida por Palomar con Rai Cinema y Rai Fiction en coproducción con Les Films d'Ici y Arte France Cinéma y realizada con un presupuesto de entre 6 y 7 millones de euros y quince semanas de rodaje, la cinta llegará a las salas italianas el 12 de noviembre de 2010.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.