email print share on facebook share on twitter share on google+

ESTRENOS Bélgica

Frédéric Sojcher, o el gusto por la provocación

por 

Frédéric Sojcher, o el gusto por la provocación

Hacen falta un mínimo de talento, una pizca de humor ligeramente ácido y una buena dosis de descaro para titular su película Hitler à Hollywood [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
. Decidido a no dejarse agobiar por los convencionalismos, Frédéric Sojcher no carece de ninguna de estas tres características. Este documentalista, como a él le gusta presentarse, aborda en esta película la gran cuestión de la excepción cultural. Ignorando la probables acusaciones de antiamericanismo, Sojcher recuerda la estrategia de Roosevelt para tal propósito: "Envíen las películas, los resultados llegarán…"

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Pero volvamos atrás, concretamente a 1939: Francia, en vísperas de la Segunda Guerra mundial, prohíbe la difusión de películas estadounidenses en su territorio. En 1946, los Estados Unidos deciden poner fin a este embargo y firman el acuerdo Blum-Byrnes, que reintroduce la posibilidad de exhibir películas estadounidenses en Francia. Para defender mejor el cine francés, se crea paralelamente el CNC en octubre de 1946.

Sojcher toma prestadas de la Historia imágenes de archivo para crear una historia fantástica, que lanza en busca de películas desaparecidas a María De Medeiros, acompañada por la elegante Michelisne Presle (también haciendo de ella misma en la ficción) y por su fiel cámara (Wim Willaert, a quién no habíamos visto en una película francófona desde Cuando sube la marea ); y en la gran pantalla, una realidad incómoda: la posibilidad de una colaboración entre Hitler y Hollywood, unidos por su amor por la propaganda.

Hitler à Hollywood, distribuida por Paradiso Film, se estrena en cuatro cines de Bruselas y Valonia. Frente a ella, como para confirmar la tesis de Sojcher, se estrena Kung Fu Panda 2 en 86 salas, o lo que es lo mismo: 1979 sesiones por semana, por las 37 de Hitler à Hollywood. Este abismal desequilibrio refleja las dificultades que tiene el cine belga francófono (así como para el cine de autor en general) para acceder a espacios de difusión en un mercado de exhibición cinematográfica saturado por un número semanal de estrenos siempre en aumento, y por la distribución cada vez más masiva, en cuanto a número de pantallas y de copias, de las producciones estadounidenses.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.