email print share on facebook share on twitter share on google+

Cumbres borrascosas

por 

- Ostracismo de clase, amor y rebeldía, ejes del clásico de Emily Brontë adaptado por Andrea Arnold. Premiada en Venecia 2011.

Cumbres borrascosas

Para la realizadora británica Andrea Arnold, el reconocimiento internacional de su talento comenzó en 2004, cuando recibió el Oscar al mejor cortometraje de ficción por Wasp. Dos años después, su primer largometraje, Red Road [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, se llevó el Premio del Jurado en el Festival de Cannes, y su película siguiente, Fish Tank [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Andrea Arnold
ficha del filme
]
, distinguida en 2009. En su tercera largo Andrea Arnold se lanza en una nueva adaptación de la novela de Emily Brontë, Cumbres borrascosas [+lee también:
tráiler
entrevista: Andrea Arnold
ficha del filme
]
, seleccionada en la competición oficial del 68° Festival de Venecia .

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Una familia de granjeros que vive en medio de las colinas de Yorkshire recoge a un joven sin hogar llamado Heathcliff, quien inicia una relación apasionada con Catherine, la más joven de las hijas de la familia. Sin embargo, Heathcliff es víctima de su diferencia racial y acaba por ser tratado como un esclavo. Maltratado, humillado y finalmente rechazado por su amada, Heathcliff huye para volver años más tarde. Mientras tanto, Catherine ha concedido su mano a un marido rico.

Al igual que en las dos adaptaciones cinematográficas más célebres de la novela (la primera, firmada por William Wyler en 1939 e interpretada por Laurence Olivier, y la versión de 1992 con Juliette Binoche), Andrea Arnold abandona la segunda parte del libro para concentrarse en la historia de Heathcliff, al que presenta como un joven opaco y rebelde que tiene una relación muy atormentada con su entorno. Heathcliff Es un insumiso que ha vivido toda su vida bajo el yugo de la hostilidad racial y su relación con la joven Catherine en los dos primeros actos depende más del sosiego que del flirteo romántico. Toda la película tiene un lado muy animal.

La cinta está marcada por el estilo epidérmico de Andrea Arnold, que filma con la cámara al hombro multiplicando los planos de detalles: elementos naturales destacados por las diferencias focales. Resulta una poesía vaporosa y flotante, a la imagen del símbolo de la pluma que aparece en numerosas ocasiones en la pantalla. La naturaleza salvaje (flora y fauna) da lugar a magníficos planos desgraciadamente restringidos por la elección técnica de rodar en formato 4/3.

Cumbres borrascosas es una película de época relativamente lenta que no se aleja nunca del marco minimalista y natural. La economía también es manifiesta en los diálogos, dejando que la cámara capte la emoción de los actores, entre los cuales figura Zaya Scodelario, uno de los talentos descubiertos en la serie británica Skins. En este doloroso drama no siempre se reconoce la profundidad íntima de las obras anteriores de la directora. Las figuras impuestas por la novela son a veces anticuadas y no reflejan el impacto de los temas que no obstante figuran en la obra de Emily Brontë. La película es un homenaje esmerado y muy personal y llega a seducir a pesar de todo, aunque limitándose probablemente al círculo de los enamorados de la novela. A pesar de sus calidades formales y unas interpretaciones convincentes, la nueva adaptación no contará probablemente con una amplia distribución.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.