email print share on facebook share on twitter share on google+

Reality

por 

- El director de Gomorra retrata a la Italia que sueña con el éxito en la televisión.

Reality

Se llama “shock de Gran Hermano”. Te sucede cuando haces la prueba para participar en el programa, empiezas a soñar, crees que es posible. Pero luego no te cogen. Entonces entras en otro mundo. Y quizás no quieres salir de él.

Tras el éxito de Gomorra [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Domenico Procacci
entrevista: Jean Labadie
entrevista: Matteo Garrone
ficha del filme
]
, ganadora en 2008 del Gran Premio del Jurado en Cannes, Matteo Garrone vuelve a la Sección Oficial en competición del certamen francés con Reality [+lee también:
tráiler
entrevista: Matteo Garrone
ficha del filme
]
, “una historia popular, un cuento”, como él mismo la ha definido. Como Gomorra, está ambientada en Nápoles, aunque en este caso el protagonista es Luciano, un joven e ingenuo pescadero de un barrio humilde. Su historia ha sucedido “realmente” en Nápoles, de donde el director romano de 44 años ha sacado una comedia con su firma. Perturbadora y visualmente muy potente. Una cinta donde Fellini se encuentra con Eduardo De Filippo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El larguísimo plano secuencia inicial de Reality es digno del mejor cine italiano del pasado: una carroza de oro con dos caballos blancos lleva a dos recién casados a través de las calles de un barrio de periferia hasta un no-lugar donde celebran la boda. Conocemos enseguida a los protagonistas del bizarro desfile: la familia de Luciano, frikis obesos atiborrados de telebasura, románticos y vulgares, que la cámara analiza con una mirada despiadada. La palabra clave de la película es soñar. Y Luciano sueña, cuando conoce a un ex participante del Gran Hermano que gana una fortuna solo por hacer acto de presencia de fiestas, que luego abandona a bordo de un helicóptero. Luciano, que para llegar a final de mes se ve obligado a hacer pequeñas estafas con su mujer Maria (Loredana Simioli), querría ser como él. Pero su ingenuidad hará que se engañe a sí mismo sobre la posibilidad de cambiar su vida, escapar de una realidad que no le gusta.

Para el protagonista, Garrone ha elegido el rostro de joven De Niro de Aniello Arena, condenado a veinte años de cárcel, diez años de experiencia teatral en la compañía de la Fortezza de la prisión de Volterra con el director Armando Punzo. Él es el motor de una película con un potencial político notable pero que se queda en una historia como muchas otras. Devastadora por su simplicidad.

Esta coproducción de Archimede-Fandango y Le Pacte-Capital con Rai Cinema llega a la cartelera italiana el 28 de septiembre de la mano de 01.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.