email print share on facebook share on twitter share on google+

God's Horses

por 

- El director Nabil Ayouch dibuja un impresionante retrato de un suburbio de Casablanca como antecámara del terrorismo.

God's Horses

Nos esperábamos una película dura y eso fue lo que vimos. El director Nabil Ayouch (Whatever Lola Wants) traza en su God's Horses [+lee también:
tráiler
entrevista: Nabil Ayouch
ficha del filme
]
un convincente e impresionante relato de un grupo de niños del suburbio de Sidi Moumen, en Casablanca, que terminan convirtiéndose en terroristas, lo que sus mentores espirituales definirían como mártires. God's Houses no toma partido pero prefiere describirlos como víctimas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El guion, firmado por el director y por Jamal Belmahi, retrata la pobreza física e intelectual a que están expuestos los niños de ese suburbio: pasan sus días jugando al fútbol y peleándose sistemáticamente contra el equipo rival, la comunicación familiar es mínima, las calles y los bares son espacios de afirmación de una identidad donde hay pocas referencias constructivas. Yachine y Hamid, interpretados convincentemente por Abdelhakim Rachid y Abdeliah Rachid (hermanos en la pantalla y en la vida real) ocupan el centro de la trama. Hamid, protector de su hermano más joven, es condenado a una pena de dos años de cárcel. A su vuelta, Hamid parece más tranquilo, pero (¡nunca hay que fiarse de las apariencias!) pasa su tiempo con un grupo de fundamentalistas islámicos. Pronto convencerá a Yachine y a sus amigos adolescentes para que se unan al grupo de los "hermanos". Ese es el primer paso para empezar la formación de estos paladines de Dios en la lucha contra el enemigo cristiano y sionista.

Cubriendo un periodo de 9 años, de 1994 hasta 2003, la película abarca la muerte del rey Hassan II en 1999, el insoslayable 11 de septiembre de 2001 y, por fin, los atentados suicidas de Casablanca el 16 de mayo de 2003, cuyos protagonistas conocemos durante las 2 horas de metraje. Los planos cortos y el montaje acelerado de algunas secuencias, revestido por una potente banda sonora, confiere a God's Horses una dinámica cercana a las películas de acción, sin que se descuide una mirada íntima y social del asunto. Se retratan las contradicciones y las ansias típicas de los adolescentes. En cuanto al fanatismo, nunca existe justificación pero se lanzan pistas sobre el poder de los grupos fanáticos, que, como la mafia en algunas regiones italianas, protegen más a la población que las autoridades supuestamente competentes: parecerá lamentable pero no totalmente inusitado su poder de persuasión.

God's Horse es un coproducción entre Les Films du nouveau monde (Francia), Ali N' Productions (Maruecos), Stone Angels (France), YC Aligator Film (Bélgica) y Artémis (Bélgica).

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.