email print share on facebook share on twitter share on google+

ESTRENOS Rumanía

Domestic, una colorida gota de agua en la Nueva Ola de Cine Rumano

por 

- En su tercer largometraje, Adrian Sitaru explora con maestría las ventajas e inconvenientes de vivir (¡con animales de compañía!) en un edificio de viviendas

Domestic, una colorida gota de agua en la Nueva Ola de Cine Rumano

Tras ganar los premios al mejor director y al mejor actor (Bogdan Dumitrache) en Locarno con Best Intentions [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, el rumano Adrian Sitaru ha pasado del drama familiar a la tragicomedia vecinal con la colorida Domestic [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, estrenada en su país de origen el pasado fin de semana. La película, que quizás por su carga local ha sido ignorada por los festivales internacionales, explora con maestría la divertida y estresante vida en un edificio de viviendas de Bucarest.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)Digital Production Challenge - DPC II 1 Internal

Según el realizador, Domestic es un palimpsesto de sus anteriores trabajos. Sitaru toma retazos de sus cortos y los une dando lugar a un tejido totalmente nuevo. Personajes y actores de dichos cortos aparecen en la película. Para quienes los conozcan, Domestic se convierte en una comedia humana de situaciones y personajes que oscila, quizás con demasiada facilidad, entre la comedia y la tragedia.

La historia se centra en tres familias que viven en el mismo edificio. Adrian Titieni es el señor Lazar, un profesor que hace las veces de presidente de la comunidad. Tiene la tarea de resolver los problemas entre vecinos, que con mucha frecuencia se deben a sus animales de compañía. Una pareja tiene un perro, que nunca está en su apartamento, sino en una alfombrilla situada fuera. Es algo que saca de quicio al resto de vecinos. Se organiza una reunión, donde se desencadena el caos. Es un momento estupendo para que Sitaru muestre su talento para crear ambiente y un caos encantador, con todos los personajes hablando al mismo tiempo y, claro está, sin llegar a una conclusión razonable. Es una buena oportunidad para presentar a otros protagonistas de la historia, el taxista Mihaies (un excelente Gheorghe Ifrim) y el joven Toni (Sergiu Costache), que propone ocuparse a su manera del problema generado por el perro.

Sitaru construye su historia a través de retablos. A veces la cámara permanece inmóvil durante minutos, dejando que los personajes mantengan conversaciones divertidas o tristes. Se trata de encuadres domésticos, ya que casi toda la acción se desarrolla en interiores, con divertidas escenas sobre los problemas de las familias, como cuando hay que cocinar una gallina y los Lazar discuten sobre quién tiene que cortarla, o cuando la esposa de Mihaie (Ioana Flora) quiere cocinar un conejo, que su hijo Alin (Dan Hurduc) querría como mascota, y a continuación desaparece sospechosamente el gato de Lazar.

El personaje de Ifrim tiene la trayectoria más interesante. Cuando su hijo Alin lleva a casa una paloma enferma, deja de beber cerveza como promesa para que el animal se muerta lo antes posible. No tardará en demostrar que su corazón es tan grande como su barriga cuando compra una jaula para que su hijo se quede con el pájaro.

Sitaru se aleja de la oscura Nueva Ola Rumana a través del uso de mucho colorido y personajes divertidos. Incluso en la muerte (uno de los protagonistas muere trágicamente y se celebra un funeral surrealista), llenan la pantalla de emoción, risas, lágrimas, frescas conversaciones (Mihaies asegura que los extraterrestres son en realidad turistas del futuro) y energía. Aunque en ocasiones las reacciones de los personajes parecen artificiales, es fácil identificarse con ellos.

Estrenada el pasado viernes, esta producción de 4ProofFilm fue vista por 5 400 espectadores en 24 cines. Este relativo fracaso comercial (el drama A Farewell to Fools [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, dirigida por Bogdan Dreyer y protagonizada por Gerard Depardieu y Harvey Keitel, estrenada una semana antes con 40 copias, obtuvo tan sólo 3 200 espectadores) se debe en parte al decepcionante tráiler y a una campaña de promoción que intentaba convencer de que Domestic era una comedia.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.