email print share on facebook share on twitter share on google+

L'intervallo

por 

- Juventud napolitana y Camorra en el gran debut en la ficción de un documentalista, premiado con el Fipresci en Venecia.

L'intervallo

Un chico y una chica se ven encerrados en un enorme edificio deshabitado de Nápoles. Él es el guardián, muy a su pesar, y ella, la prisionera que debe vigilar. Durante toda una jornada suspendida en la nada, los dos jóvenes, lejos de la realidad opresora, se enfrentan, miden sus fuerzas, reflexionan sobre el otro y sobre sí mismos. Si contraponen y se acercan. Se desvelan. En ese espacio indefinible, ambos manifiestan toda la complejidad de la adolescencia en una periferia feroz y despótica y muestran la desmesurada fuerza del candor, de la ingenuidad y de la extrañeza de la lógica tiránica del mundo que habitan.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Rodada casi por completo en el antiguo hospital psiquiátrico Leonardo Bianchi de Nápoles, que abarca más de 200 000 metros cuadrados, fue construido en el siglo XVIII y lleva abandonado a su suerte muchos años, L'intervallo [+lee también:
tráiler
entrevista: Leonardo Di Costanzo
ficha del filme
]
es la ópera prima de Leonardo Di Costanzo, un director formado en la escuela Varan de Jean Rouch que hasta ahora no había realizado más que documentales que circularon por múltiples festivales internacionales. El guion de L’intervallo lo escribió junto con Mariangela Barbanente y Maurizio Braucci, uno de los escritores italianos de mayor talento de los últimos años, traducido en Francia y guionista de Gomorra [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Domenico Procacci
entrevista: Jean Labadie
entrevista: Matteo Garrone
ficha del filme
]
y Reality [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Matteo Garrone
ficha del filme
]
, de Matteo Garrone. Dirige la fotografía el multipremiado Luca Bigazzi (Romanzo Criminale [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Michele Placido
ficha del filme
]
, This Must Be the Place [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Paolo Sorrentino
ficha del filme
]
).

El intervalo a que hace referencia el título es el tiempo que transcurre mientras Verónica, de 15 años de edad, y Salvatore, de 17, a quienes dan vida Francesca Riso y Alessio Gallo, esperan la llegada de un capo de la zona (Carmine Paternoster). Veronica ha cometido el error de enamorarse de un miembro del clan rival de su barrio y debe ser castigada. Salvatore es un vendedor ambulante de granizados de fruta y es obligado a hacer de carcelero hasta la noche. Estos dos críos, "adultos por la fuerza", abren lentamente un hueco a su ingenuidad de soñadores. Salvatore quiere ser cocinero y Veronica tiene los sueños de cualquier chica de su edad. Los vemos explorar y perderse en ese lugar fantástico que los encierra y parece erigirse sobre una isla en los pasillos subterráneos del edificio, como si fueran náufragos en un reality show que imaginan que viajan hacia Madagascar. Los diálogos se pronuncian en dialecto napolitano, lo que implica la necesidad de subtítulos incluso para el público italiano. Se encontró y se formó a los dos protagonistas en un centro de rapsodia improvisado que atrajo, con la colaboración del Teatro Stabile de Nápoles, a un grupo de jóvenes de los "barrios españoles". Luca Bigazzi los filmó sin iluminación añadida y con la cámara al hombro para adaptarse al modo en que los actores ocupaban los espacios espontáneamente. Los contrastes de luz entre interiores y exteriores se absorbieron adoptando el formato super 16 milímetros y el resultado es "natural", con secuencias largas y una amplia profundidad de campo.

Con L’intervallo, Braucci quería escribir una historia que contara la imposibilidad de tener una vida a la que se enfrentan estos chicos. Esta no es una película “sobre” la camorra. No es Nápoles, sino que es un lugar cualquiera en la periferia de una metrópolis, donde existe, por una parte, la alienación cotidiana y, por otra, la resistencia de los indefensos a través del esplendor de una visión onírica.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.