email print share on facebook share on twitter share on google+

A Stranger

por 

- El debut de Bobo Jelcic, A Stranger, es un retrato profundo y complejo de un hombre y una ciudad, impulsado por la extraordinaria interpretación de Bogdan Diklic.

A Stranger

El primer largometraje del croata Bobo Jelcic, A Stranger [+lee también:
tráiler
entrevista: Bobo Jelcic
ficha del filme
]
, ha tenido su estreno mundial en la sección Forum de la Berlinale. Este sutil y complejo drama habla sobre la vida en la profundamente dividida ciudad de Mostar a través de la impresionante interpretación del serbio Bogdan Diklic.

Diklic (que ha actuado en 130 películas, una de las últimas Night Boats [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Igor Mirković
ficha del filme
]
) interpreta a Slavko, un hombre de 60 años que vive con su mujer (Nada Djurevska) en la zona croata de Mostar. Quince años después de la guerra, la ciudad aún está dividida en dos partes, una bosnia y musulmana y la otra croata y católica. No es fácil cruzar a la otra parte de la ciudad. La barrera psicológica del río Neretva es para mucha gente tan efectiva como un alambre espinado.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Un viejo amigo musulmán de Slavko muere al principio de la película y el protagonista está preocupado por el efecto que su presencia en el funeral puede tener en el seno de la comunidad croata. Slavko está siempre preocupado y Diklic lo encarna como alguien que lleva un gran peso sobre sus hombros. Un estado que se refleja en la ciudad, donde todo el mundo parece llevarse bien; sin embargo, la tensión se esconde tras las actividades cotidianas de sus habitantes.

La trama es muy simple y en realidad “pasan” pocas cosas; pero la interpretación de Diklic es al mismo tiempo tan intensa y llena de matices que refleja la vida de la ciudad y la tumultuosa psicología de un hombre que vive en un permanente estado de ansiedad, aunque no se sabe si depende de la realidad o de la manera en que percibe su condición social.

La herramienta fundamental de que Jelcic se vale para mostrar el mundo de Slavko es la fotografía de Erol Zubcevic. Con la cámara al hombro, se comporta como un curioso paseante, rodando las espaldas de los protagonistas, examinando las líneas de sus caras o incluso entreteniéndose en un encuadre durante algunos segundos después de que se haya marchado el personaje.

A Strangeres una coproducción de la croata Spiritus Movens y la productora de Mostar Kadar.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.