email print share on facebook share on twitter share on google+

El atentado

por 

- Un médico investiga a su propia esposa, involucrada en un atentado. Premio especial del jurado en San Sebastián y premio Cineuropa en Estambul.

El atentado

El atentado [+lee también:
tráiler
entrevista: Ziad Doueiri
ficha del filme
]
(The Attack), una historia que se mueve entre el pasado y el presente, entre Israel y Cisjordania, está protagonizada por el palestino Ali Suliman (Paradise Now [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
) y ha sido dirigida por el libanés Ziad Doueiri (Lila Says) a partir de la novela del argelino Yasmina Khadra (What the Day Owns the Night [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
). Esta mezcla de nacionalidades se adapta a la perfección a una película que podría parecer anclada en el conflicto entre Palestina e Israel pero que en cambio consiste en una reflexión más amplia sobre las fronteras, algunas de ellas físicas, otras existentes tan sólo en las emociones y las mentes de las personas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El atentado narra la historia del cirujano musulmán Amin Jaafari (Suliman), cuya fiel esposa Siham (Reymond Amsalem), de religión cristiana, muere como consecuencia de un atentado terrorista. Jaafari, que se considera un científico laico, es uno de esos raros ejemplos de musulmán integrado a la perfección en Israel. Al principio del metraje se le ve recoger un premio por parte de sus compañeros israelíes, razón ésta por lo que no puede responder a la que a la postre será la última llamada de Siham.

Tras el hecho que da título a la película, Jaafari, que trabaja en un hospital de Tel Aviv, está tan ocupado con los afectados por el atentado que no se da cuenta (¿o quizás sea un caso de negación de la realidad?) que su propia mujer está entre los fallecidos hasta que tiene que identificar su cuerpo por la noche. Le dicen que sus heridas hacen pensar que no ha sido asesinada, sino que ella misma era la terrorista suicida.

Doueiri, que ha trabajado en varias películas de Quentin Tarantino antes de volver a Oriente Medio después del 11 de septiembre, catapulta su protagonista, decente y racional, hasta el desagradable, irracional e interminable (así parece sugerir la película) conflicto entre árabes e israelíes, donde cualquier acto de violencia se debe al infinito odio que crece cada día y del cual Jaafari era uno de los pocos que había conseguido aislarse e incluso superar.

Los principales temas que trata la película oscilan entre dos puntos, a diferencia de la novela original, más amplia desde el punto de vista filosófico y temático. En primer lugar, la película narra, desde una perspectiva cercana a la de Amin, cómo el cirujano ha conseguido compartir su vida con una persona que se ha revelado como una perfecta extraña y, por tanto, lo que esto podría implicar sobre la capacidad de Jaafari se vivir y trabajar con gente mucho más alejada de él ideológica, étnica o culturalmente. El estupendo trabajo de Suliman es de gran ayuda para entender que las complejas emociones e ideas que pasan por su cabeza mientras intenta aceptar algo incomprensible.

En segundo lugar, está la cuestión de por qué Siham llegó a la conclusión de que la única solución lógica era sacrificar su vida, lo cual no es explicado por Doueiri y su co-guionista habitual, Joelle Touma. ¿Quién la convenció de ello y de dónde sacó esas ideas?

Estos elementos proporcionan una dosis de suspense y numerosos descubrimientos, pero este recorrido asimismo evita entrar en los sentimientos del protagonista, que termina viéndose reducido a un hombre en busca de la verdad más que en un ser humano racional pero lleno de prejuicios que se encuentra en una tormenta existencial a causa del horrible conflicto en el que se ve implicado.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.