email print share on facebook share on twitter share on google+

BRUSSELS FILM FESTIVAL 2013

Viva Belarus!: un grito por la libertad

por 

- El cineasta polaco Krzysztof Łukaszewicz retrata la trayectoria de un joven roquero bielorruso convertido en un icono de la resistencia a la dictadura

Viva Belarus!: un grito por la libertad

Con Lynch (2010), donde analizaba los problemas de una pequeña comunidad en Polonia, Krzysztof Łukaszewicz demostró ser un cineasta comprometido, enfoque que ha ampliado con esta nueva película, Viva Belarus! [+lee también:
tráiler
entrevista: Krzysztof Lukaszewicz
ficha del filme
]
, cuyo título se hace eco de un eslogan libertario de la oposición bielorrusa (Zyvie BielaRus!). Al igual que su título, toda la película es un grito, una llamada en favor de la libertad que, además, le ha costado su prohibición en Bielorrusia, país que actualmente vive bajo el yugo dictatorial del régimen de Alexandr Lukashenko.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La cinta está inspirada en la verdadera historia de un joven roquero bielorruso, Franak Viachorka (apodado Miron, papel que interpreta Dmitry Vinsent Papko) quien, por sus canciones rebeldes, se ve obligado a alistarse en una unidad del ejército destinada en las zonas contaminadas por la catástrofe de Chernóbil. Miron nunca tuvo ambiciones políticas, pero las condiciones en las que se encuentra le empujan, de alguna manera, a implicarse. Después de conseguir en secreto hacerse con un teléfono móvil, logra ponerse en contacto con su compañera Vera (Karolina Gruszka), a quien dicta apuntes cargados de una aguda crítica política que ella va publicando automáticamente en internet. De esa manera, Miron, casi sin saberlo, se convierte en una persona muy conocida y en un icono de la lucha por la libertad. Se trata, por tanto, de “una voz llegada desde abajo”, “un portavoz” de todos los ciudadanos oprimidos por el sistema. A su vez, el ejército en el que se encuentra retenido constituye un símbolo de todo ese entorno cruel.

Viva Belarus! podría considerarse un relato de iniciación dedicado a la transformación de un joven: un músico y artista que se va metamorfoseando en un militante de la oposición cada vez más maduro. No obstante, no se concentra tanto en el retrato psicológico profundo del personaje, sino que Krzysztof Łukaszewicz prefiere exponer una perspectiva más amplia. Aunque el argumento se centra en un caso particular, tampoco lo estudia en detalle, pues el realizador refleja un fenómeno social y político en su conjunto, fenómeno que sigue estando muy presente en la memoria de todos aquellos que han vivido en el seno de un sistema dictatorial. Sin embargo, un punto muy positivo de la película es la forma, el lenguaje cinematográfico y el estilo de su narración, que evitan cuidadosamente toda pretensión y énfasis libertario. Łukaszewicz se centra en describir, con un realismo sin maquillaje alguno, la opresión en el día a día, con todo su peso, crueldad y humillaciones.

Más allá de este contenido político y del contexto humano, Viva Belarus! trata también otro tema muy importante: el papel de los medios de comunicación contemporáneos en la lucha por la libertad. En el bloque de los antiguos países comunistas, la oposición, para promover sus ideas, se veía obligada a escribir textos prohibidos en simples máquinas de escribir y después distribuirlos clandestinamente de mano en mano. Hoy en día, internet (a través de los blogs, las redes sociales, los servicios de vídeo, etc.) es, para muchos, ante todo un espacio de supervivencia y de espionaje y, para otros, un camino de esperanza hacia un futuro mejor, pues la revolución de hoy no tiene lugar únicamente en las calles, sino también en el espacio que la red global proporciona. Ya conocemos ejemplos espectaculares de este fenómeno, como el del artista y mártir egipcio Ahmen Basiony, asesinado en la plaza Tahrir en 2011 después de haber publicado en Facebook un manifiesto, o el del chino Ai Weiwei, que ha atraído a millones de internautas con su periódico crítico en Twitter. El personaje que Miron encarna en Viva Belarus!, el director y todo el equipo de la película son, sin ninguna duda, de este mismo estilo.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.