email print share on facebook share on twitter share on google+

In Bloom

por 

- La película de Nana Ekvtimishvili y Simon Groß es un retrato impresionantemente logrado de lo que era crecer en la Tbilisi de 1992.

In Bloom

In Bloom [+lee también:
tráiler
entrevista: Nana Ekvtimishvili y Simon…
ficha del filme
]
, primer largometraje de la georgiana Nana Ekvtimishvili y segundo del alemán Simon Groß, es una historia de iniciación ambientada en Tbilisi en 1992. Se trata de un ejercicio principalmente autobiográfico de Ekvtimishvili, autora del guión, sobre dos chicas de 14 años que crecen en una sociedad violenta y machista. 

La Unión Soviética se está desmoronando y Georgia está librando una batalla con la provincia secesionista de Abjasia. La capital, Tbilisi, es un lugar caótico donde la gente se pelea por un puesto en la cola del pan y las calles sin ley están controladas por arrogantes soldados y malhechores de todo tipo. Un locutor de radio opina que “todo georgiano debería tener un arma”, que parece el regalo más romántico que un chico puede hacer a una chica.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Al menos esto es la conclusión a la que llegan dos adolescentes, Eka (Lika Babluani) y Natia (Mariam Bokeria), cuando la segunda recibe una pistola con una bala de un admirador, el guapo Lado (Data Zakareishvili). Otro admirador, Kote (Zurab Gogaladze), miembro de una banda informal (la mayoría de jóvenes de la ciudad parece formar parte de una banda, o lo están intentando), la secuestra en la cola del pan. La siguiente escena nos muestra su boda.

Natja está siguiendo, claramente y sin querer, los pasos de su madre, casada con un borracho violento. La ruidosa y disfuncional familia de Natia contrasta con la de Eka, en la que la ausencia de un marido y un padre resuenan aún con más fuerza, por una razón que se desvelará al final de la película. Vive con su madre y su hermana mayor y suele rebuscar con frecuencia en una caja llena de cartas, un pasaporte de la Unión Soviética y un cigarrillo muy importante. 

In Bloom consiste principalmente en una serie de episodios que muestran la vida de las dos adolescentes, elaborados muy cuidadosamente por los directores y el experimentado montador alemán Stefan Stabenow (que ha trabajado en otra película presentada este año en la Berlinale, Sieniawka). Componen un conjunto muy coherente, que sigue la línea de las tradiciones y los valores familiares en los que los hombres deben ser fuertes y son más respetados si son violentos, y las mujeres tienen que obedecer muchas reglas, tanto explícitas como implícitas.

La fotografía del rumano Oleg Mutu (colaborador habitual de Cristian Mungiu y Sergei Loznitsa)  nos muestra distintas caras de una magnífica nación y una ciudad destruida y a pesar de ello hermosa. Hay una serie de secuencias especialmente impresionantes, destacando sobre todas el baile tradicional georgiano de Eka en la boda de Natia, rodado en una sola toma. 

El reparto al completo está más que correcto, ya sean intérpretes jóvenes o ancianos, experimentados o debutantes, pero las dos protagonistas son el timón de la película. Resultan muy convincentes y naturales al tiempo que ejecutan escenas muy exigentes que requieren capacidades muy variadas.

In Bloomes una coproducción de la alemana Indiz Films, la georgiana Polare Film y la francesa Arizona Films. Memento es su representante de ventas.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.