email print share on facebook share on twitter share on google+

BERLÍN 2017 Forum

Barrage: todo sobre mi hija

por 

- BERLÍN 2017: Laura Schroeder presenta, con Isabelle Huppert, Lolita Chammah y Thémis Pauwels, un triángulo de madres e hijas con una inteligencia consumada que hace fluir hasta el más profundo sentimiento

Barrage: todo sobre mi hija
Thémis Pauwels y Lolita Chammah en Barrage

Barrage [+lee también:
tráiler
entrevista: Laura Schroeder
ficha del filme
]
, presentada en la sección Forum de la 67ª Berlinale, es la historia de un regreso: el de una mujer joven que vuelve a su hija después de haber dejado que su propia madre la criara por su bien y que, como el título indica [barrage en francés significa presa o barrera, ndt], ve cómo le cuesta franquear de nuevo los muros que se han alzado entre su ausencia y la vida que ha seguido sin ella. El motivo complementario de la narración del retorno es, por tanto, una relación entre madre e hija triangulada por la progenitora de la primera, o bien dos relaciones materno-filiales triangulares. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En consonancia con esta geometría perfecta, la directora, la luxemburguesa Laura Schroeder (que presenta aquí su segundo largometraje tras la película para niños Schatzritter), ha reducido minuciosamente el reparto a lo mínimo: tres actrices de gran brío interpretativo de edades diferentes (si bien con rasgos de similitud entre sí sorprendentemente plausibles) y con muy poca gente alrededor interpretan el interesante ballet de sentimientos que surgen entre los personajes, a caballo entre el amor y la desconfianza, haciendo de este triángulo un polígono fluctuante. Está en primer lugar la joven madre, Catherine (Lolita Chammah), de un carácter tan tranquilo que nos percatamos de que ha sido tranquilizado, si bien permanece sencilla y espontánea. Su hija, Alba (Thémis Pauwels), tiene, a raíz de los entrenamientos que su abuela y entrenadora le impone sin descanso, una disciplina de hierro y leemos una inteligencia increíblemente madura en su mirada de niña, aunque a veces tiene la cabeza en las nubes, en un barco flotando al revés en el espejo de un lago. Por último, tenemos a la abuela, que vemos un poco menos pero que con cada escena nos regala algo puesto que la actriz que le presta rostro no es otra que Isabelle Huppert, esa Huppert sarcástica a la que vemos en tantas películas estos últimos tiempos. 

La historia, por tanto, es sencilla pero alrededor de estos tres personajes perfectamente plantados Schroeder construye su película con un arte consumado, empezando por la imagen: ya en los primeros minutos percibimos, cuando Catherine busca a la mirada de su hija, su atención y su precisión. También lo indica rápidamente esa breve escena en la que Catherine invita a su padre a ir a ver un objeto misterioso e inmediatamente pasamos a otra cosa, reduciendo la imagen a lo esencial, es decir, al juego de ecos entre una relación materno-filial y la otra. En cada plano del film, no hay un solo gesto o elemento superfluo, lo que nos permite saborear el cara a cara de los reencuentros, por ejemplo, así como la formidable mirada de impotencia de Alba, entre la espada de su abuela y la pared de su madre, o también en la escena del partido, que no vemos sino desde un lado del terreno hasta voltearnos, al final, hacia la otra mitad, vacía.

La misma precisión diabólica vale para los diálogos: cada palabra cuenta (cuando Catherine dice "a causa del tenis", su hija apuntala "gracias a") y retenemos varias réplicas tan sencillas como hermosas, como cuando Alba cita a su compañera Agathe y Catherine responde: "Me gustaría llevar el nombre de una piedra". Este minimalismo en la composición o, mejor dicho, esta atención por lo que importa realmente, incluida la poesía de los sentimientos, se acentúa con la coreografía, como cuando Alba muestra a Catherine en un campo, en una escena conmovedora y liberadora alrededor de su premier encuentro en la película. Poco a poco, los sentimientos se liberan, en efecto, a cuentagotas, con prudencia, como a través de ese estanque entre presas para que los peces puedan pasar de un lado a otro. 

Barrage es una producción de Red Lion con Entre Chien et Loup y MACT Productions. Luxbox gestiona sus ventas internacionales.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.