email print share on facebook share on twitter share on google+

PELÍCULAS Hungría

Strangled: "Es un lugar peligroso"

por 

- Big Bang Media, distribuidora del oscurísimo thriller de Arpád Sopsits, celebra su buen arranque en la taquilla húngara a pesar de la prohibición a menores de 18 años

Strangled: "Es un lugar peligroso"

Tras su estreno mundial en el festival de Varsovia y su distribución en 42 pantallas húngaras la semana pasada a cargo de Big Bang Media, la tenebrosa Strangled [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Arpád Sopsits, se ha colocado en quinto lugar de la taquilla nacional al cabo de su primer gran fin de semana de explotación, con 13.954 entradas vendidas: un muy buen resultado para un título “penalizado” por su prohibición a menores de 18 años. Hay que decir que el cineasta, que se dio a conocer en la Quincena de los Realizadores de 1990 con Shooting Gallery antes de firmar Video Blues (en competición en Locarno en 1992), Abandoned (Gran Premio en Montreal en 2001) y The Seventh Circle (presentada en la sección East of the West de Karlovy Vary en 2009), no ha escatimado en excesos a la hora de presentar las agresiones sexuales con tintes necrófilos inspiradas en los acontecimientos acontecidos realmente entre 1957 y 1967 en la pequeña ciudad de provincia de Martfu, donde un asesino en serie dio incontables dolores de cabeza a unos investigadores bajo la fuerte presión del poder comunista de la época, que sufría, al mismo tiempo, una insurrección en Budapest y la famosa primavera de Praga.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El director y guionista del film destila con destreza este trasfondo político, que explica el error judicial inicial cometido tras el primer asesinato, que abre la película y que mandó a prisión de por vida a Akos Reti (Gabor Jeszberenyi) tras una primera sentencia de condena a muerte en la horca. Sin embargo, siete años más tarde, los asesinatos reaparecen y el joven procurador Zoltan Szirmai (Peter Barnai), encargado de la investigación, descubrirá poco a poco un modus operandi, lo que le hará reabrir el caso de Akos Reti, antiguo obrero despedido y enamorado cuya estancia en prisión arranca con una violación en las duchas y se prosigue con un intento de suicidio.

La investigación se sumerge en aguas profundas que remueven el pasado y que molestan, en especial, al inspector Bota (Zsolt Anger) y al ambicioso abogado del distrito, Gabor Katona (Zsolt Trill), quienes dieron rápidamente carpetazo al caso para satisfacer las exigencias de un Estado deseoso de dar muestras de su eficacia de cara a las esperanzas de la revolución. Las presiones ("nadie le felicitará si la verdad emerge") y el espionaje de asuntos internos no faltarán a la cita al tiempo que el asesino en serie Pal Bognar(Karoly Hadjuk), un padre de familia a priori fuera de toda sospecha, encadena agresiones y crímenes en una siniestra espiral adictiva. 

Strangled es un thriller que no carece de puntos formales y de intensidad, amén de una brillante puesta en escena, apoyada sobre todo en el formidable trabajo de su director de fotografía, Gabor Szabo, sin olvidar su viciada atmósfera nocturna y la excelente reconstrucción de la época en que los hechos tuvieron lugar. El guion, a su vez, avanza sólido y con fluidez sobre tres ejes: el inocente, la investigación y el asesino. Sin embargo, los aspectos más trash rozan la complacencia repetitiva y el cruce narrativo de los hilos resulta en ocasiones forzado (en especial, en lo que concierne al personaje de la hermana de Akos y el encuentro entre éste último y el verdadero asesino). Con todo, la cinta logra cumplir su propósito más claro: producir un gran impacto jugando deliberadamente con unos fenómenos perturbadores, cuando no desagradables.

Strangled es una producción de Gabor Ferenczy y Attila Tozser para Focus Fox Studio. Su agente de ventas internacionales es el Hungarian National Film Fund.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.