email print share on facebook share on twitter share on google+

PELÍCULAS Italia

Il padre d’Italia: los sueños que no se tiene el valor de soñar

por 

- Luca Marinelli e Isabella Ragonese protagonizan el segundo largometraje de Fabio Mollo: un on the road emotivo que plantea preguntas sobre el futuro, la paternidad y la naturaleza

Il padre d’Italia: los sueños que no se tiene el valor de soñar

¿Qué es menos natural: una mujer que no quiere tener hijos o un homosexual que sueña con ser padre? Probablemente ninguna de las dos cosas, nos sugiere Fabio Mollo con su segundo largometraje, Il padre d’Italia [+lee también:
tráiler
entrevista: Fabio Mollo
ficha del filme
]
. Cuatro años después de Il Sud è niente (film seleccionado, entre otros festivales, en Berlín, Toronto y, con premio incluido, Roma), el director calabrés vuelve, a sus 36 años de edad, directamente a los cines el 9 de marzo con esta película on the road sutil y reflexiva sobre el futuro, el hecho de ser padres y el confín que separa lo natural de lo que va contra natura, todo ello a hombros de dos de los actores más demandados del momento: Luca Marinelli (Lo chiamavano Jeeg Robot [+lee también:
crítica
tráiler
making of
entrevista: Gabriele Mainetti
ficha del filme
]
, Non essere cattivo [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
) y Isabella Ragonese (vista recientemente en Sole cuore amore [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
), embarcados en un viaje geográfico y emotivo desde el norte hasta el sur de Italia y en un amor que rompe todo esquema.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

"Cuando te pasa algo, ¿tú sabes de inmediato si eso es bueno o malo?", pregunta Mia a Paolo. Su encuentro, ciertamente, es de esos que uno no sabe a dónde llevarán. Sus miradas se cruzan en la darkroom de una discoteca y ella no tarda en saltar a sus brazos. Desde ese momento, cuidarán el uno del otro como dos ángeles guardianes. Mia, de pelo rosa, con tatuajes y una vistosa chaqueta con una virgen cosida a la espalda, lleva seis meses de embarazo, trabaja de cantante y no tiene casa. Paolo trabaja en una mueblería y es cabal pero está atormentado, se siente solo y está saliendo con dolor de una larga historia con un hombre que se decantó por formar una familia. Mia impresiona a Paolo con su vitalidad y su inconsciencia ("no es tan importante saber quién es el padre", le dice con toda naturalidad) y ella reconoce en él un alma buena. Juntos se completan.

Se suben en Turín a una furgoneta (la de la empresa en que trabaja Paolo) con dirección a Roma, donde Mia propone que vivan. Allí decidirán ir más al sur, primero a Nápoles, en busca del padre de la criatura, y después a Reggio Calabria, donde Mia se reencuentra con su familia (en particular, con la severa madre, interpretada por Anna Ferruzzo) y querrá escapar inmediatamente, a raíz del desprecio con que la tratan, mientras que Paolo empieza a imaginar una vida distinta justamente allí, junto a ella. Fabio Mollo relata en esta película, escrita por Josella Porto (ya socio suyo en la escritura de Il Sud è niente), el encuentro entre dos personas al borde del abismo que se necesitan mutuamente, a la vez que cuenta una historia de amor inesperada, fuera de lo común, con una delicadeza y una intimidad que no le impide no temer a la hora de mostrar los cuerpos o renunciar a la sonrisa en los momentos en que la extravagancia de Mia deja a Paolo perplejo o sin palabras.

"Por primera vez, he visto un futuro", dice Paolo preguntándose si es que se ha vuelto loco, él, un homosexual que ahora le da por pensar en la paternidad. La cinta invita a reflexionar sobre la presunta noción de la contra natura, confeccionada con estética, cuidado por la música y atención por los actores y las temáticas de género, acercando a este prometedor director a la sensibilidad de otros autores como Xavier Dolan. 

Il padre d’Italia es una producción de Bianca Film con Rai Cinema que distribuye en los cines italianos Good Films

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.