email print share on facebook share on twitter share on google+

CANNES 2017 Quincena de los Realizadores

Crítica: A Ciambra

por 

- CANNES 2017: Tras Mediterranea, Jonas Carpignano se quedó en Calabria para contar la historia de otra comunidad marginal

Crítica: A Ciambra
Pio Amato en A Ciambra

En continuidad con Mediterranea [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Jonas Carpignano
ficha del filme
]
 (ganadora del Discovery Award de la Semana de la Crítica del 68º Festival de Cannes), en la que contó el dramático viaje de dos inmigrantes negros desde Burkina Faso hasta Calabria, Jonas Carpignano decidió quedarse en el atormentado territorio del sur de Italia para contar la historia de otra comunidad marginal: la de los gitanos. A Ciambra [+lee también:
tráiler
entrevista: Jonas Carpignano
ficha del filme
]
, presentada en la Quincena de los Realizadores del 70° Festival de Cannes, se rodó en el homónimo barrio de Gioia Tauro, definido por los periodistas con un auténtico ghetto, una "embarcación" en tierra firme que suele ser objeto de incursiones de las fuerzas de seguridad para la recuperación de objetos robados. Siguiendo un estilo que rinde homenaje a la escuela neorrealista italiana (el "cinéfilo" Martin Scorsese es productor ejecutivo del film), Carpignano sigue el rito de acceso a la edad adulta de Pio Amato, un gitano de 14 años de edad que repite "ya soy mayor" y se comporta en consecuencia. El director, que desde hace siete años vive en Gioia, en un retorno a los orígenes (allí nació su padre, Paolo, coproductor de la cinta), ha escrito un guion entre la realidad y la ficción, insertando experiencias, episodios, usos y costumbres de los habitantes de los 17 edificios que forman el pueblo gitano en la contrada Ciambra. Carpignano conoció a Pio cuando todavía era un crío durante el casting para Mediterranea (en la que finalmente Pio apareció) y quedó impresionado por el personaje, así que decidió desarrollar A Ciambra durante varios años, frecuentando asiduamente a aquella gente que lo “adoptó”.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En el film, Pio, mantenido alejado de los "asuntos de familia", empieza a tomar iniciativas personales tras la detención por robo de su padre y de su hermano (Damiano Amato). Un ejemplo de ellos es restituir un coche robado a cambio de dinero que llevar a casa para la madre. Su amigo y confidente es Ayiva, un joven de la minoría africana del lugar (Koudous Seihon, protagonista de Mediterranea), quien se ocupa de él como un padre. Sin embargo, un día, Pio roba a quien no tiene que robar, esto es, a un jefe de la 'ndrangheta que mantiene relaciones estrechas con su familia. El ritmo de la historia lo marca el extraordinario montaje de Affonso Gonçalves, que ya puede presumir de un gran currículum: Carol [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Todd Haynes; Paterson [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
y Sólo los amantes sobreviven [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, de Jim Jarmusch, y Bestias del sur salvaje, de Benh Zeitlin.

Resulta fascinante y de lo más creíble el reparto de actores aficionados, compuesto por una enorme dinastía de hijos e hijas, nietos y nietas, todos llamados igual, Amato. La degradación social queda claramente de manifiesto y la representación de las relaciones de sumisión y colaboración entre familias mafiosas y gitanas es muy realista. Pio se hace adulto y su educación criminal apenas es incipiente. En palabras del abuelo Emilian, allí reside todo el dramatismo de un mundo que da la espalda a un pasado menos feroz, más libre y nómada: "Nosotros estábamos siempre en la calle y nadie nos decía qué teníamos que hacer".

La cinta es una producción de Stayblack, la brasileña RT Features, la estadounidense Sikelia Productions y la italiana Rai Cinema, en coproducción con DCM, Haut et Court, Film I Väst y Filmgate. Su agente de ventas internacionales es LuxBox.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.