email print share on facebook share on twitter share on google+

CANNES 2017 Competición

The Square: una sátira contundente y “redonda”

por 

- CANNES 2017: El sueco Ruben Östlund accede por fin a la competición por la Palma de Oro con una obra socarrona que convierte un templo de la civilización bienpensante en un zoo ridículo

The Square: una sátira contundente y “redonda”
Dominic West y Terry Notary en The Square

Después de participar en tres ocasiones en Cannes, el sueco Ruben Östlund regresa, por fin a la competición por la Palma de Oro, con una obra repleta de escenas hilarantes que empuja a los burgueses, bohemios y demás acomodados de nuestra sociedad occidental hasta el enfrentamiento de las paradojas más crueles y grotescas de su individualismo gregario. Como en su anterior película, Fuerza mayor [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ruben Östlund
ficha del filme
]
, Östlund presenta en The Square [+lee también:
tráiler
entrevista: Ruben Östlund
ficha del filme
]
a un personaje masculino, Christian (Claes Bang), de una apatía tanto más alucinante cuanto satisfecho portavoz, en tanto que carismático conservador de museo, de una clase bien pensante que se permite dictar sentencias desde su hacinamiento, cuidada y protegida de la miseria que tiene ante sus ojos. Con la reacción patética de este personaje al robarle su teléfono móvil y la campaña asquerosamente cínica que lanza el museo en torno a una instalación artística abstracta (el "cuadrado" a que hace referencia el título en inglés) que se suponía debía proponer una utopía social (un lugar de igualdad donde los prójimos se ayudan entre sí), Östlund representa la cobardía de este universo y se ríe sin descanso de su superficialidad y de su hipocresía con una inteligencia, un detalle (sostenido durante las casi dos horas y media de metraje) y un humor que dejan atónitos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El decorado del museo de arte contemporáneo da una nueva oportunidad al director de regalarnos planos de una composición genial, si bien no cabe duda de que Östlund es uno de esos que consigue sacar una imagen increíble de un montón de basura bajo la lluvia. El sueco lleva su intención hasta la caricatura a caballo entre el humor y el terror sin dejar que su aberración pierda un ápice de credibilidad. Reconocemos, en efecto, muchos personajes familiares: los dos jóvenes imbéciles de la agencia de comunicación; los condescendientes empleados del museo, que callan en cuanto se descorcha Veuve Cliquot, en un mutismo lleno de gestos; la estadounidense (Elisabeth Moss) que no se rige por los mismos códigos ni escapa a la mediocridad banal del pobre plan de una noche… También aparece el artista en pijama (Dominic West) y la asamblea que escucha, desconcertada de repente al oír estupideces entre ellos, reconfortada cuando el comportamiento intempestivo se reordena bajo la palabra «torno», «tolerante» sin pestañear con las violentas manifestaciones de agresividad animal mientras no desborden su control (en una escena extraordinaria en la que la película alcanza el paroxismo), demostrando que son ellos los monos encasquetados en un traje, que reaccionan por imitación más que por solidaridad.

Lo que Östlund parece hacer aquí (lo que en Fuerza mayor quedaba contenido) es llevar esas actitudes hasta unos extremos a los que no alcanzan las palabras. Por ejemplo, cuando Christian, para encontrar a sus hijas en el centro comercial, confía sus lujosas compras al mendigo al que acaba de negar una monedilla (!), no sin cuidarse antes (y sin disimulo alguno) de no dejarle la cartera. Otro ejemplo (no, no es todo, ¡hay más!): cuando deja un mensaje a un crío desfavorecido al que ha tratado fatal y desconsideradamente antes de empujarlo por la escalera y dejarlo gimiendo allí un tiempo interminable (con sus hijas dormidas en la habitación de al lado), terminando, para “justificar” sus prejuicios y su impensable egoísmo en lugar de limitarse a excusarse, culpando a otros (no sin vanagloriarse de paso de conocer a algún que otro rico). El autor de Play [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ruben Östlund
entrevista: Ruben Ostlund
ficha del filme
]
busca identificar los límites de la indecencia humana y deja al espectador totalmente estupefacto a la vez que maravillado por su talento.

The Square es una producción de Plattform Produktion, Essential Film Produktion, Parisienne de Production, Coproduction Office APS, Film i Väst, Sveriges Television, ARTE France Cinéma, ZDF Arte y la estadounidense Imperative Entertainment. Su agente de ventas internacionales es Coproduction Office.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.