email print share on facebook share on twitter share on google+

CANNES 2017 Competición

Mal genio: las pompas de jabón de la Revolución

por 

- CANNES 2017: Michel Hazanavicius firma una cinta elaborada y delirante, de una gran inventiva, sobre un Jean-Luc Godard en crisis, pasado por el prisma de su pareja

Mal genio: las pompas de jabón de la Revolución
Louis Garrel (izquierda) en Mal genio

“Dejad de decirme que soy Jean-Luc Godard. No soy Jean-Luc Godard. Hago como que lo soy, soy un actor que interpreta a Jean-Luc Godard”. Cuando se emprende el retrato de un mito, y, en particular, en cuanto que cineasta, el retrato de la compleja figura del paradójico abanderado de la Nouvelle Vague, convertido después en maestro del desdibujado de pistas y relaciones subliminales, el distanciamiento es claramente preferible a atacar la estatua del comendador (o del ermitaño pitoniso, incomprensible para sus detractores) por la cara norte. De este modo, Michel Hazanavicius ha elegido entrar en materia con ligereza, por la cara sur, mucho más risueña y lúdica, en Mal genio [+lee también:
tráiler
Q&A: Michel Hazanavicius
ficha del filme
]
((Le redoutable)), presentada en competición en el 70º Festival de Cannes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Pero lo que habría podido convertirse en una rareza cinematográfica deliciosa, divertida, ultrainventiva y, con todo, menor en el panorama de Cannes, gracias al oscarizado director de The Artist [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Michel Hazanavicius
ficha del filme
]
y a su habilidad para recrear y recrearse en jugar con las atmósferas, no lo es en absoluto, a causa de la decisión del cineasta de adaptar la novela Un an après, de Anne Wiazemsky, que vivió junto a Jean-Luc Godard entre 1967 y 1970. Así pues, la mirada a un tiempo amorosa y lúcida que tiene para su ilustre compañero esta joven estudiante de filosofía, cuyo punto de vista asume el film, permite a Hazanavicius dibujar las múltiples facetas del retrato de un creador y estrella en crisis y de un simple hombre viviendo en pareja. Y el cineasta lo consigue, sobre todo gracias al estilo “pompas de jabón” (en el buen y alegre sentido del término) de la puesta en escena, que aligera toda la gravedad plomiza en que habría resultado un tratamiento convencional. Y es precisamente de esta manera que Hazanavicius cumple con su cometido de dotar de una libertad godardiana al conjunto, que es sin duda el mejor modo de rendir un homenaje disparatado, tierno y cáustico de un personaje emblemático de la historia del cine.

“Todos los artistas deberían morir a los 33 años, antes de convertirse en viejos estúpidos. Y yo iba a tener 37”. Cuando arranca la cinta, Godard (Louis Garrel, ideal en el rol) acaba de rodar La Chinoise y de mudarse con Anne (la excelente Stacy Martin) que tiene 19 años y que se convertirá muy pronto en su esposa. Revolucionario por naturaleza y con una falsa apariencia de calma, al célebre cineasta solo le interesa “lo que no hacen los otros”, y forma una pareja de grandes contrastes con su novia, que prefiere la desnudez y los placeres de la vida a las complicaciones ideológicas y existencialistas que no tardarán en agitar a Godard tras los acontecimientos de mayo del 68. Una radicalización a todos los niveles (desde las manifestaciones en Cannes, pasando por las acaloradas asambleas generales de la Sorbona y por un notable aumento de la agresividad del cineasta, empeñado en llevar siempre la contraria) que el amor que se profesan mutuamente soportará durante algún tiempo...

Completamente desbordante en términos de creatividad, repleta de una multitud de aciertos y siguiendo fija y firmemente su rumbo, Mal genio (Le redoutable) no solo tiene un encanto inmenso, sino que además demuestra a los incrédulos que Michel Hazanavicius no es únicamente un artesano de talento revisitando a los clásicos, rol en el que muchos querrían encasillarle, sino un artista de un personalísimo refinamiento y experto en doble lenguaje.

Producida por La Classe Américaine y Les Compagnons du Cinéma, Mal genio será distribuida en Francia por StudioCanal. Las ventas internacionales están a cargo de Wild Bunch.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.