email print share on facebook share on twitter share on google+

CANNES 2017 Competición

A Gentle Creature: "La unión de la prisión y del pueblo"

por 

- CANNES 2017: Sergei Loznitsa vuelve con una obra sobre el totalitarismo y el alma rusa, que mezcla abundancia y austeridad, y que podría haber sido excepcional

A Gentle Creature: "La unión de la prisión y del pueblo"
Vasilina Makovtseva en A Gentle Creature

Un suplicio de Tántalo, esa es la sensación al terminar de ver A Gentle Creature [+lee también:
tráiler
entrevista: Sergei Loznitsa
ficha del filme
]
de Sergei Loznitsa, presentada en competición en la 70ª edición del Festival de Cannes. De hecho, el cineasta estaba en ciernes de firmar una obra maestra, pero su inmensa ambición sin duda lo ha llevado a no saber resolverla y a rizar el rizo de la simplicidad. Se ha arriesgado a cambiar radicalmente el estilo de su película en el tramo final con una transición onírica casi jodorowskiana, pero lejos de tener sentido con respecto a la película y a la dictadura absurda sobre la que se debate su heroína, todo está demasiado teatralizado y desconectado de la realidad en la que la naturaleza opera. Un golpe de fuerza formal parecido a una guillotina que recibe la continuidad excepcional que la película construía con un arte hasta ese momento, y que posicionaba a A Gentle Creature en un nivel mucho más alto que las demás competidoras para la Palma de Oro 2017. Desgraciadamente, esa gran obra, al igual que el agua cercana (pero no accesible) a la boca de Tántalo, refluye brutalmente en otra dirección. Sin embargo, este cruel cambio de ruta no tiene en ningún caso que hacernos olvidar la extraordinaria impresión producida por todo lo que le precede. Sergei Loznitsa, un artista de potencia inusual, estampa un sello imperial en cada secuencia, en cada encuadre, y crea un universo de riqueza visual, sonora y narrativa digna de los más grandes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El tercer largometraje de ficción del director de My Joy [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
y En la niebla [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(muy apreciadas en competición en Cannes 2010 y 2012) que también es un documentalista de primera línea, es una adaptación libre de la novela La sumisa de Dostoyevski. Se abre con un plano magnífico, un camino desierto en mitad del bosque donde aparece un autobús del que se baja una mujer que desaparece campo a través al igual que su medio de transporte, que levanta una polvareda que no se disipa hasta el final, haciendo que el paisaje vuelva a su estado original. Todo se dice en un solo plano, porque esta mujer (la perfecta y estoica Vasilina Makovtseva), que es la dulce mujer que da nombre a la cinta, saldrá del autobús y del camino. Al recibir un paquete reenviado al remitente y cuyo destinatario es su marido encarcelado por asesinato (del que es inocente), esta personalidad concentrada e introvertida se embarcará en un viaje a la ciudad en el que su marido cumple condena con el fin de resolver el misterio. Una odisea que estará plagada de obstáculos en un país que en realidad no es más que una gran prisión dictatorial llena de locura embriagadora y de muros, y donde la ingenuidad y la voluntad férrea de la dulce mujer, que quiere acceder a la zona prohibida, la sumergirá poco a poco en una peligrosa absurdez kafkiana que refleja todas las caras de Rusia (la antigua Unión Soviética – bajo el nombre de Kolymá, el conocido y siniestro gulag, que seguramente no está mencionado por casualidad - y la actual).

A Gentle Creature, está magistralmente rodada con sugerentes planos perfectamente detallados (con la preciada ayuda del genial director de fotografía rumano Oleg Mutu) y con sonidos que vienen de fuera de cámara. La cinta gira en torno a su personaje principal, creando un maravilloso mosaico en movimiento donde las historias, las canciones, los poemas de la humanidad descontrolada, casi reducida al estado animal, atravesadas por la heroína, se superponen a las tribulaciones de su búsqueda en un mundo gobernado por reglas arbitrarias, espionaje, registros, impunidad policial y control de masas. Un territorio en el cual Sergei Loznitsa deja una huella cinematográfica de gran clase hasta que da un giro de 180 grados y comete un suicidio estilístico (que puede que se convierta en un estilo de culto con el tiempo, quién sabe...) y un último regreso a la extrema violencia física y psicológica del mundo real (apenas atenuada por los efectos visuales).

Producida por la empresa francesa Slot Machine en colaboración con Rusia (GP Cinema Company), Alemania (Looks Films), Holanda (Graniet Film y Wild At Art), Lituania (Studio Uljana Kim) y Ucrania (Solar Media Entertainment), las ventas internacionales de A Gentle Creature  corren a cargo de Wild Bunch.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.