email print share on facebook share on twitter share on google+

TRANSILVANIA 2017

Tom of Finland: luchando por la libertad paso a paso

por 

- El biopic de Dome Karukoski revela los retos de la vida del artista finlandés Touko Laaksonen

Tom of Finland: luchando por la libertad paso a paso
Pekka Strang en Tom of Finland

Tras ganar el Premio FIPRESCI en el Festival Internacional de Cine de Gotemburgo y tener su estreno estadounidense en el Festival de Tribeca, el logrado biopic de Dome Karukoski Tom of Finland [+lee también:
tráiler
entrevista: Dome Karukoski
ficha del filme
]
(coproducción finlandesa, sueca, danesa, alemana, estadounidense y británica) se proyecta actualmente en el Festival Internacional de Cine de Transilvania (2-11 de junio, Cluj-Napoca). Un relato sobre el poder curativo del arte, Tom of Finland mezcla eficazmente la historia personal de Touko Laaksonen con la historia del movimiento LGBT en Finlandia y Estados Unidos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Nunca se recuerda con la suficiente frecuencia que hace menos de medio siglo los afroamericanos no tenían los mismos derechos que los blancos en los Estados Unidos, y que todavía había un país europeo donde las mujeres no podían votar —además, en Finlandia la homosexualidad no fue despenalizada hasta 1971, y hasta 1981 no dejó de ser considerada una enfermedad—. Esto no es un llamamiento a evocar el pasado con enfado, sino a subrayar cuánto hemos avanzado desde entonces. 

Ayudado por sus rasgos angulosos y su físico larguirucho, el actor Pekka Strang se mete hábilmente en la piel de un personaje tan complejo y entrañable como es Laaksonen. El artista es más conocido por sus dibujos homoeróticos y pornográficos, pero su historia comienza durante la Segunda Guerra Mundial, época durante la cual vive experiencias horrorosas luchando contra los rusos. Tras el fin de la guerra, la vida en Helsinki no es mucho más fácil, pues los gais son parias, y los hombres que buscan el amor prohibido en los parques de la ciudad son apaleados y detenidos por la policía. 

Karukoski no evita el lado oscuro de la vida de Laaksonen, pero Tom of Finland consigue a pesar de todo mirar la vida de manera positiva, tanto como pueda hacerlo un biopic sin ignorar un panorama general poco halagüeño. Es una película sobre el amor, sin importar el género, y sobre el poder catártico y curativo del arte. Rodeado por la homofobia, perseguido y arrestado por la policía, obligado a despedirse de amigos que deciden «curar» su homosexualidad en clínicas, Laaksonen coge un lápiz y crea su propio mundo, uno en el que las personas pueden tocar a quien quieran, vestir como deseen y vivir la vida según sus propios términos. Es la esencia de la libertad, condensada en un rectángulo blanco y negro.

Karukoski muestra una gran habilidad para contar los aspectos ilícitos de la vida amorosa de Laaksonen, pero el director no ve a su protagonista únicamente como un hombre homosexual que hace garabatos para sentirse mejor con su vida. Tom of Finland también es la historia de un artista reacio, hasta tal punto que él es el primero en sorprenderse por la reacción de los demás ante sus dibujos. También es el primero en asombrarse al ver que su búsqueda personal de libertad resulta tan entrañable para los demás —y no solo para unas pocas personas, sino miles—. Su nombre, relegado inicialmente a la cultura marginal, alcanza la fama internacional cuando una editorial estadounidense cambia su nombre artístico a Tom of Finland, que tiene más gancho.

El biopic puede molestar a miembros de la comunidad LGBT, pues opta por una ruta relativamente segura para trazar la ascensión de Laaksonen hasta la fama pornográfica, pero este hecho queda compensado por su accesibilidad para el gran público y por el amor con que retrata la vida personal del artista, desde su relación con su hermana homófoba (Jessica Grabowsky) hasta su gran amor con Veli (Lauri Tilkanen), un bailarín con quien comparte algunos de los momentos más conmovedores que se verán este año en el cine. Al final de la película, los espectadores están preparados para suscribir la frase de Laaksonen: «todos ansiamos amar», sin importar el género o la orientación sexual. 

Tom of Finland ha sido producida por Helsinki Filmi Oy y coproducida por Anagram Produktion, Fridthjof Film, Neutrinos Productions, Film i Väst y Film and Music Entertainment. Las ventas internacionales están a cargo de Protagonist Pictures.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.