email print share on facebook share on twitter share on google+

KARLOVY VARY 2017 Competición

Men Don't Cry: usar el drama psicológico hasta conseguir un efecto cinematográfico catártico

por 

- KARLOVY VARY 2017: El director bosnio Alen Drljević utiliza el drama psicológico como herramienta para cuestionar el pasado bélico y turbulento de la antigua Yugoslavia

Men Don't Cry: usar el drama psicológico hasta conseguir un efecto cinematográfico catártico
Emir Hadžihafizbegović en Men Don't Cry

El director bosnio Alen Drljević ha traído su primera película de acción, Men Don't Cry [+lee también:
tráiler
entrevista: Alen Drljević
ficha del filme
]
,a la competición oficial de Karlovy Vary. Esencialmente, una pieza de cámara que transcurre en un hotel. La cinta muestra un taller terapéutico para veteranos de guerra, de la antigua Yugoslavia, que se enfrentan a sus traumáticos pasados en forma de drama psicológico. En lo que respecta al uso que el director hace del método como herramienta cinematográfica, la contribución clave es la del reparto de estrellas de los Balcanes, con Leon Lučev y Boris Isaković como protagonistas, junto con las grandes participaciones de Emir Hadžihafizbegović, Boris Ler, Ermin Bravo, Ivo Gregurević y Sebastian Cavazza. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película abre con un ejercicio simple que, en seguida, se convertirá en una pelea. Los veteranos bosnios, serbios y croatas se acaban de reunir en un hotel aislado en las montañas, y los sentimientos está a flor de piel. Después, el croata Andrija (el actor esloveno Primož Petkovšek) se va furioso, ya que no entiende que su compatriota Valentin (Lučev) no quiere comprometerse con la narrativa nacionalista de su país, o de ninguno de los tres países, de hecho. Solo cambia la nacionalidad, el modelo de pensamiento, desarrollado a través del adoctrinamiento, es idéntico.

Al día siguiente, el jefe esloveno del taller, Ivan (Cavazza), anima a los participantes a empezar a hacer frente a sus traumas. El primero en contar su devastadora historia de culpa, y representarla a través de un modelo de drama psicológico junto a sus compañeros, es Valentin. 

Por otra parte, dos de los bosnios del grupo, Merim (Hadžihafizbegović), de mediana edad, y el veinteañero en silla de ruedas Jasmin (Ler), se ven envueltos en un conflicto. Mientras que Merim, no solo es un musulmán devoto, sino también supersticioso, Jasmin es, entendiblemente, completamente nihilista, al haber terminado paralitico a una edad tan temprana.

En un momento durante el día, Miki (Isakovic), le compra al recepcionista (Izudin Bajrović) un brandy casero y en plena borrachera empieza a cantar una conocida canción yugoslava, un éxito en todo el antiguo territorio. Esta escena termina con el destrozo del restaurante del hotel, con una especie de juego de guerra en el medio. Ya sean víctimas, criminales o héroes de guerra, los hombres de los Balcanes no cambian.

Antes de la conmovedora y última escena, veremos las representaciones de la tortura de Merim en un campo de refugiados y la experiencia de Miki de ser forzado a matar civiles, a la vez que averiguaremos los verdaderos motivos de la furia de Jasmin. Todas estas secuencias por separado son tremendamente catárticas, muestran el brillante talento de los actores, el resultado total es, realmente, devastador.

Los personajes de Lučev y Isaković son los machos alfa, y también son los dos actores que dominan la película. Pero el nerviosismo de Hadžihafizbegović, la calmada furia de Ler y especialmente la vulnerabilidad de todo el reparto, es lo que mantiene el equilibrio de las actuaciones y se aleja del sentimentalismo exagerado, incluso con todos los gritos, cantos, fuego, lágrimas e incluso sangre que contiene la cinta.

El uso de Drljević de espacios cerrados y limitados es magistral, y el drama psicológico como herramienta es tan catártico para el espectador como para los personajes, y como debe serlo para todos los veteranos que se dejan llevar y deciden aceptar y enfrentarse a sus pasados desagradables en la realidad.

Men Don't Cry es una coproducción de la bosnia Deblokada, la eslovena Iridium Film, la croata Produkcija Živa, la alemana Manderlay Film y la serbia This & That Production, con la participación de ZDF/Arte y la cadena de televisión nacional bosnia, Federal TV.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.