email print share on facebook share on twitter share on google+

KARLOVY VARY 2017 Competición

Arrhythmia: una pareja fuera de sintonía

por 

- KARLOVY VARY 2017: El sexto largo de Boris Khlebnikov es una comedia dramática que opone una relación íntima entre dos personas y sus intensas vidas profesionales

Arrhythmia: una pareja fuera de sintonía
Irina Gorbacheva y Alexander Yatsenko en Arrhythmia

El cineasta ruso Boris Khlebnikov saltó a la fama internacional en 2003 con la ahora clásica Roads to Koktebel (codirigida con Alexei Popogrebsky), que fue galardonada en el Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary. Cinco películas más tarde, el realizador vuelve a la competición de la muestra con Arrhythmia [+lee también:
tráiler
entrevista: Boris Khlebnikov
ficha del filme
]
, desmenuzamiento brillante, divertido y realista de la relación de una pareja casada, con el contrapunto de sus vidas profesionales en el mundo de la medicina.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Oleg (Alexander Yatsenko, que suele trabajar con Khlebnikov) es un paramédico de ambulancia de poco más de 30 años que realiza su trabajo con talento y dedicación, pero que bebe en exceso. Su mujer, Katya (Irina Gorbacheva, que sorprende con una interpretación precisa y llena de matices), es enfermera en la sección de urgencias del hospital. La película comienza con la fiesta de cumpleaños del padre de Irina; Oleg acaba completamente ebrio, y Katya le escribe un mensaje, diciéndole que quiere divorciarse.

De manera paralela a su relación, asistimos a cambios en la reforma de la atención sanitaria en Rusia. El nuevo jefe de Oleg adopta reglas nuevas y absurdas que dan prioridad a la eficiencia por encima del cuidado de pacientes con problemas urgentes, y la creatividad de nuestro protagonista para manipular las reglas a favor de los enfermos y lesionados no sienta bien al burócrata. A lo largo de la película, vemos varias escenas trepidantes y cómicas en las que Oleg y su equipo llevan a cabo sus intervenciones, que pocas veces se hacen siguiendo las reglas y algunas veces parten de decisiones erróneas, pero que siempre tienen el bienestar del paciente como prioridad.

Khlebnikov y la coguionista Natalya Meshchaninova han creado una historia inspiradora, optimista y completamente creíble. Si bien no está del todo claro por qué Katya quiere divorciarse de Oleg —pues ella tampoco es abstemia, ni es una mojigata disciplinada a la que fastidie cualquier nimiedad que haga su marido—, el punto en que se encuentran es reconocible para todo aquel que haya estado en una relación larga. Y ni siquiera llegan a hablar realmente de sus problemas, debido a sus trabajos y estilos de vida; como mucho, se lanzan acusaciones el uno al otro. Pero está muy claro que hay amor entre ambos; dañado, quizás, pero vivo.

La historia está ambientada en una ciudad mediana no especificada (el rodaje tuvo lugar en Yaroslavl, a 250 km de Moscú), en una variedad de localizaciones modernas e históricas, y, por supuesto, como estamos en Rusia, con los inevitables atascos en los que la ambulancia de Oleg se queda atrapada. La ambientación aporta un dinamismo que complementa a la perfección el montaje rápido (aunque no tan rápido como en un videoclip) realizado por Ivan Lebedev y Yulia Batalova, así como el humor, en ocasiones lleno de sarcasmo y a menudo muy negro. Khlebnikov mantiene una cierta intensidad en el ambiente durante toda la película; en este sentido, casi parece un thriller, excepto que no es una cinta sombría o tensa, a pesar de que se salven vidas. Los héroes nos caen bien; nos damos cuenta de que en realidad son una gran pareja, y queremos que no se separen. El director nos lo pone fácil para aceptar sus defectos, así que queremos que cada uno acepte los fallos del otro.

Arrhythmia es una coproducción de las compañías rusas Mars Media Entertainment y CTB Film Company, la finlandesa Don Films y la alemana Color of May. La compañía parisina Indie Sales detenta los derechos internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.