email print share on facebook share on twitter share on google+

PELÍCULAS España

Abracadabra: el fantasma y la señora Carmen

por 

- El bilbaíno Pablo Berger intenta hipnotizar al público con su nuevo juego malabar: un film colorista, grotesco y exagerado que combina comedia negra, fantástico y drama

Abracadabra: el fantasma y la señora Carmen
Antonio de la Torre y Maribel Verdú en Abracadabra

“El cine es como soñar despierto: el cineasta dirige la mirada del espectador y éste despierta cuando acaban los créditos, porque el público desea entrar en el juego y ser hipnotizado”: son palabras de Pablo Berger, un director poco acomodaticio que sedujo a la crítica y al público que buscaba originalidad, cinefilia y talento con sus dos primeras películas: Torremolinos 73 [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, inspirada en el cine del destape, de las suecas y el landismo, con Candela Peña y Javier Cámara haciendo porno casero; y Blancanieves [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Pablo Berger
ficha del filme
]
, su versión del famosísimo cuento clásico, traído a la España de toreros, traiciones, flamenco y charlotadas. Ahora, el director bilbaíno vuelve a intentar subyugarnos con Abracadabra [+lee también:
tráiler
entrevista: Pablo Berger
ficha del filme
]
, otra fábula, ésta colorista, barroca, excéntrica y excesiva, que protagonizan Maribel Verdú, Antonio de la Torre y José Mota, secundados por José María Pou, Quim Gutiérrez, Julián Villagrán, Saturnino García y Ramón Barea.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El film, rodado en un Madrid que no disimula su inspiración en aquel universo tremendo, hetero patriarcal, de barrio y marujil que retrató, allá por 1984, Pedo Almodóvar en su magistral ¿Qué he hecho yo para merecer esto?, es una comedia dentro de un drama, alojado en una película fantástica con algo de thriller. Berger ha apostado fuerte por un mestizaje de géneros que se mantiene, a duras penas, en la cuerda floja. El riesgo que asume aquí este director, que fue condecorado por el gobierno galo con la Orden de las Artes y las Letras hace dos años, es de alto voltaje y su aleación a base de elementos dispares no siempre funciona: el humor grotesco que debería servir de pegamento de géneros no consigue arrancar la carcajada necesaria para que la platea caiga bajo el hechizo de una historia salpicada de costumbrismo cañí, fantasmagorías, sátiras y elementos pop, como lo es la canción de la Steve Miller Band que da título al film, muy popular en la España de los años ochenta en los que Berger frecuentaba guateques universitarios.

Tal vez lo mejor de la película quede oculto por su brillo, color y barroquismo: el mensaje de empoderamiento femenino que subyace tras la trama que protagoniza Carmen (Verdú), una mujer que toma el control de su vida, una existencia triste, tiranizada por el miserable machismo, arraigado durante siglos en una sociedad que no acaba de afrontarlo de frente. El abordar un tema tan delicado con humor, delirio y (aparente) ligereza, a la vez que se intenta entretener y llegar al público mayoritario, es la mejor baza de un argumento oscuro escrito por Berger y convertido en imágenes por buena parte del equipo técnico-artístico que ya estaba en Blancanieves.

Abracadabra tampoco disimula la fascinación de su responsable por aquella pesadillesca Angustia dirigida por Bigas Luna y, como Woody Allen en varías de sus películas - La maldición del escorpión de Jade, Midnight in Paris, Scoop o La rosa púrpura del El Cairo-, combina la magia y la realidad: aquí también, gracias al género fantástico, gente corriente vive momentos alucinantes. Pues, hipnotizados por la imaginación, podremos escapar de la cruda y negra realidad, como consigue la heroína de este film producido por Arcadia Motion Pictures y Atresmedia Cine en asociación con compañías de Francia (Noodles Production) y Bélgica (Scope Pictures), que ha contado con la colaboración de Movistar + y el apoyo de Eurimages. De sus ventas se encarga la agencia parisina Films Distribution y en España la estrena Sony Pictures Releasing Spain.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.