email print share on facebook share on twitter share on google+

CINEMED 2017 Competición

Vent du Nord: las dos caras de la moneda

por 

- Afrontando el tema de la deslocalización, el primer largometraje de Walid Mattar explora las similitudes de la vida de las clases trabajadoras a los dos lados del mediterráneo

Vent du Nord: las dos caras de la moneda
Philippe Rebbot, Kacey Mottet Klein y Corinne Masiero en Vent du Nord

Un fenómeno económico a menudo blandido como un símbolo contra los males de la globalización; por una parte la ruptura social, la explotación de la miseria y por la otra, la problemática de la deslocalización, la cual ha inspirado recientemente varias películas francesas como Prendre le large [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
y Crash Test Aglaé; ambas abordan el tema desde diferentes perspectivas. También es el caso de Vent du Nord [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
de Walid Mattar, descubierto en la 39ª competición del Festival de Cine del Mediterráneo de Montpellier; un primer largometraje que nos ofrece un viaje a nivel humano en un espejo a doble cara. Largometraje ambientado en el norte de Francia y en Túnez; la película se centra en las desventuras de dos trabajadores, quienes están conectados únicamente por el hecho de que ambos trabajan en la misma fábrica. Dos protagonistas cuyos caminos no dejan de cruzarse por casualidad, pero que sin embargo cumplen la esperanza de realizarse como individuos, a pesar de las dificultades que los rodean.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El argumento, muy bien estructurado (escrito conjuntamente por el realizador, Leyla Bouzid y Claude Le Pape), arranca en Francia, donde se encuentra la fábrica de zapatos en la que Hervé (el gran Philippe Rebbot) ha ejercido desde hace 32 años, y desde la que ahora, está a punto de ser trasladado. Hervé, con un temperamento poco beligerante, decide aceptar las indemnización por despido que le proponen (30.000 euros) en lugar de involucrarse en la inevitable lucha social que se avecina (bloqueo, secuestro del director, asaltos por parte de las fuerzas de seguridad de la policía francesa (CRS); por ello se ganará el desprecio de compañeros de trabajo con los que se cruza a diario tras las numerosos acuerdos fallidos. Hervé aprovecha la oportunidad que se le presenta dentro de todo este caos; se comprará un pequeño bote de pesca y se lanzará a la mar, una afición que le apasiona pero que a su esposa Véronique (Corinne Masiero) no la deja indiferente dejándola hecha un mar de dudas. Por otra parte está su hijo Vincent (Kacey Mottet Klein), quien en ocho meses se unirá al ejército, pero que por el momento mata el tiempo jugando a la videoconsola.

La fábrica francesa cierra, los camiones cargan el material y llegan a puerto antes de cruzar el Mediterráneo dirección a Túnez; es aquí cuando comienza la segunda parte de la historia. Allí, en Túnez, el joven Foued (Mohamed amine Hamzaoui) aprende su oficio de obrero en la misma máquina, como si se tratase de una enfermedad contagiosa: un salario sin ningún tipo de protección social al que no queda más remedio que agarrarse porque su madre está enferma. Foued guarda la esperanza de conseguir un ascenso mientras se sumerge en los bellos ojos de Karima (Abir Bennai), con quien mantiene un discreto idilio.  Mientras, en Francia, Hervé hace de la pesca una verdadera actividad profesional, ayudado por Vincent y Véro, se las arregla para construir una red local de venta informal de sus capturas; todo ello intentando hacerlo por una vía legal. ¿Conseguirán nuestros protagonistas realizar sus sueños y proyectos futuros a ambos lados del Mediterráneo? No hay nada más incierto...

Evitando cuidadosamente el maniqueísmo, una actitud miserabilista y la tragedia, Vent du Nord dibuja una imagen convincente, respetuosa y afectuosa de la clase trabajadora de los dos países; esto no evita que la película critique ligeramente aspectos de las dos sociedades donde tanto la supervivencia como la sumisión parecen estar abocadas al fracaso. Una visión dura de la realidad, enmascarada con un velo de comedia social, familiar y sentimental, lo que le da a esta película un cierto sabor agridulce.

Producida por Saïd Hamich para Barney Production, Vent du Nord ha sido coproducida por la empresa belga Hélicotronc conjuntamente con los tunecinos de Propaganda. Esta película se distribuirá en las salas de cine francesas de la mano de KMBO el 21 de marzo de 2018, y será proyectada a nivel internacional por Be For Films.

(Traducción del francés por Tamara Jiménez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.