email print share on facebook share on twitter share on google+

SUNDANCE 2018 Competición World Cinema Documentary

Crítica: Of Fathers and Sons

por 

- El nuevo documental de Talal Derki, proyectado en Sundance, sigue a un alto mando de Al Qaeda y a sus hijos, que se están preparando para ser combatientes

Crítica: Of Fathers and Sons

El director Talal Derki, nacido en Siria y afincado en Berlín, revolucionó el mundo de los documentales en 2014 con Return to Homs [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, una crónica del asedio a la ciudad del mismo nombre a través de los ojos de los voluntarios locales que lucharon contra el régimen de Bashar al-Ássad. La película ganó el Gran Premio en Sundance y se convirtió en una de las más comentadas del año. Ahora, Derki regresa con otra película ambientada en Siria, Of Fathers and Sons [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, que fue estrenada en el IDFA y que también compite en la Competición World Cinema Documentary de Sundance.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Derki se ganó la confianza de Abu Osama (de 45 años, uno de los fundadores de Al Nusra, el brazo sirio de Al Qaeda) y vivió con su familia en el norte de Siria durante dos años y medio, mientras fingía ser un musulmán devoto. Abu Osama cree firmemente en la Sharia y sus hijos llevan los nombres de los autores de los atentados del 11 de septiembre. Sus dos hijos mayores, Osama y Ayman, de 13 y 12 años respectivamente, ya se preparan para convertirse en combatientes yihadistas. Derki sigue sus vidas y su adiestramiento en un campo de entrenamiento.  

El director nos permite acceder a imágenes exclusivas del interior de una organización terrorista, pero también nos ofrece una perspectiva más amplia de un país donde el gobierno tiene poca autoridad sobre lo que ocurre en gran parte de su territorio. Abu Osama explica que el área donde viven se encuentra dividida en dos facciones de Al Qaeda, y el espectador puede comprobar cómo estos grupos controlan la vida cotidiana de la población.  

Abu Osama es un experto en minas y coches bomba y, hacia la mitad de la película, podemos verlo recuperarse de una herida que le hizo perder el pie. También lo vemos disparar desde un búnker improvisado o formar filas e interrogar, con sus compañeros, a los prisioneros de un ejército enemigo. Pero el acercamiento íntimo de Derki también presenta a Abu Osama como un padre cariñoso y protector. Sin embargo, verlo enviar a sus hijos al campo de entrenamiento es una contradicción difícil de entender para un espectador occidental. “Al Nusra no lo enviará a la batalla hasta que sea mayor, si Dios quiere”, le dice a Derki. “Pero si es lo suficientemente mayor, lo enviaré yo”.

¿Y los hijos? Es interesante ver el campo de entrenamiento, con niños que visten el uniforme completo de Al Qaeda y entrenan como si fuesen soldados de verdad. Pero siguen siendo niños y sus conversaciones revelan otra poderosa discrepancia: un juego de guerra se convierte en una guerra real y la línea entre ambos es difusa. Así, podemos ver que Osama está dispuesto a convertirse en soldado y le pide a su padre que le cuente cómo fueron martirizados sus amigos; mientras que Ayman decide que prefiere la escuela (y a su padre no parece importarle). 

La nueva película de Derki es igual de perturbadora que Return to Homs aunque más sutil, ya que carece de un ritmo tan dinámico y excitante. Mientras su debut fue devastador, con muerte y destrucción reales, su segunda película deja al espectador con la convicción de que no saldremos de la situación actual hasta dentro de bastante tiempo.

Of Fathers and Sons es una coproducción de las compañías alemanas Basis Berlin Filmproduktion, Ventana FilmSWR, con la siria Cinema Group Productions.

(Traducción del inglés por Carolina Benítez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.