email print share on facebook share on twitter share on google+

SUNDANCE 2018 Midnight

Revenge: violento renacimiento

por 

- Feminismo extremo, sensaciones fuertes y sangre hasta lo salvaje pueblan el irresistible e estilizadísimo primer largometraje de Coralie Fargeat

Revenge: violento renacimiento
Matilda Lutz en Revenge

“El desierto es sublime pero despiadado con los imprudentes”. Después de que Charades la hubiera vendido a un buen número de territorios fruto de la atracción que suscitó en el circuito festivalero tras su estreno en Toronto (premio a la mejor dirección en Sitges incluido), Revenge [+lee también:
tráiler
entrevista: Coralie Fargeat
ficha del filme
]
, de Coralie Fargeat, ha proseguido su explosiva trayectoria en Sundance, concretamente en la sección Midnight, apenas unos días antes de su estreno en los cines de Francia, el 7 de febrero (de la mano de Rezo Films). Hay que decir que el poderoso primer largometraje de la directora resulta completamente insólito en la medida en que revisa radicalmente los arquetipos del cine de género con la violentísima metamorfosis de una chavala descerebrada, reconvertida en amazonas despiadada. La historia, además, cuenta con un estilo visual y sonoro descarado que casi cabría calificarlo como pop-rock. En su tensión de todo límite, Revenge secuestra literalmente al espectador y lo lleva hacia un crescendo coloreado con sensaciones fuertes, en una especie de regreso al estado primigenio, desaconsejado a las almas más sensibles pero gozoso a los amantes del cine más impactante, con una aspereza física omnipresente que no deja de brindar cierta distancia y una segunda lectura en clave más “humorística”.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Un desierto majestuoso, un helicóptero directo contra la cámara, el reflejo del desierto en las gafas de sol de un hombre y una chica en segundo plano, una rubia con la falda corta y una golosina en la boca. Cuando decidió pasar un par de días de asueto en la lujosa y aislada villa con piscina de su amante Richard (el belga Kevin Janssens), la provocadora Jennifer (la italiana Matilda Lutz) apenas se imaginaba el maelström de locura que iba a desatar la aparición por sorpresa (con un día de antelación) de Stan (Vincent Colombe) y Dimitri (Guillaume Bouchède), dos amigos y compañeros de caza de Richard. Jennifer, convertida en objeto de deseo, es violada por Stan, se niega a colaborar en las corruptelas de Richard y, en pleno ataque de pánico, lo amenaza con confesar su infidelidad a su mujer, tras lo que tratará de huir y será dada por muerta después de sufrir un empellón frente a un acantilado, al que sobrevive milagrosamente gracias a la rama de un árbol. Cuando el trío masculino regresa para no dejar rastro del cadáver, descubren que la mujer sobrevivió; más aún, la chica consigue recursos insólitos para escapar a sus garras, en una persecución que no tardará de cambiar de sentido a medida que crece la alucinante escalada asesina en medio de la arena y de las rocas. 

Revenge asume por completo sus desmedros (hasta el gore de algunas escenas) y avanza con eficacia sobre los raíles de un guion escrito por la directora que mezcla el suspense al ralentí con los huracanes de violencia. Los regueros de sangre son falsas pistas y parte integrante del laberinto de emboscadas y contraemboscadas sobre la aridez de un decorado que devuelve a sus protagonistas a las necesidades y los recursos más primarios y esenciales. El fulgurante envoltorio formal permite todos los atrevimientos (la fotografía de Robrecht Heyvaert extrema los colores, el montaje es sincopado, etc.) y una banda sonora en la que la música compuesta por Rob desempeña un papel determinante. Bajo la superficie bulliciosa y brutalmente divertida de códigos y caricaturas, Revenge resulta ser, además, una película eminentemente feminista, oportuna en estos tiempos que corren para los depredadores sexuales masculinos. Aquí, pagan sus crímenes con sangre.

Revenge es una producción de las francesas M.E.S. Productions y Monkey Pack Films en coproducción con las belgas Nexus Factory y Umedia. Su agente de ventas internacionales es Charades.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.